méxico | 18 de Marzo de 2018

El ex candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas, durante la guardia por los 80 años de la expropiación petrolera, en la tumba de Lázaro Cárdenas, en el Monumento a la Revolución. Foto Luis Humberto González / La Jornada

Por

Por 

Néstor Jiménez |  La Jornada

Ciudad de México, 18 de marzo.- A 80 años de la expropiación petrolera decretada por el ex presidente Lázaro Cárdenas del Río, su hijo, el ex candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, llamó a revertir la reforma energética y afrontar los procesos legales, económicos y técnicos que implica, de la misma forma en que se hizo el 18 de marzo de 1938.

Ante cientos de personas que se dieron cita en el Monumento a la Revolución, y a un costado de la cripta donde se encuentran los restos del ex presidente, Cárdenas Solórzano señaló que revertir las reformas a los artículos 25, 27 y 28 constitucionales que conforman la reforma en el sector, representaría que los hidrocarburos y el servicio público de electricidad vuelvan a considerarse estratégicos y de gestión exclusiva por el Estado.

“Qué habrá juicio que enfrentar, adecuaciones y ajustes técnicos, financieros, económicos y legales que realizar?, ¿Qué todo ello será complejo?, ciertamente. Habrá que lidiar con ello, como en su momento lo hicieron los gobiernos de la revolución cuando elevaron los impuestos petroleros o al imponer nuevas reglas a las concesiones, y como se hizo desde el 18 de marzo de 1938 hasta que se saldaron las indemnizaciones de la expropiación”, indicó Cárdenas este domingo.

Y recalcó: “Se pudo en el pasado y no tiene por qué no poderse ahora”.

También sostuvo que se debe revertir la reforma laboral y la reforma educativa.

Además, criticó el evento conmemorativo que realizó el gobierno federal para recordar dicha fecha y señaló que a pesar de que se consideró al huachicol como uno de los principales problemas de Pemex en la actualidad, se han olvidado de otros “tan graves o quizá más que aquella, como los sobornos de Odebrechet, las comisiones que ocultamente se están cobrando por la importación de gasolina, los altos precios que éstas, así como el gas, han alcanzado, los desvíos del Pemexgate, o las contabilidades oscuras de las subsidiarias de Pemex creadas en el extranjero”.

Señaló que las empresas privadas del sector que han llegado tras la reforma energética han invertido en México poco más de 3 mil millones de dólares, sólo el 1.5 por ciento de los 200 mil millones de dólares que había estimado el gobierno federal.

A este ritmo, dijo, la meta se alcanzará en 60 años, mientras que Pemex venía invirtiendo tres a cinco veces más anualmente antes de la reforma.

Sobre una posible reversión dichos artículos constitucionales, hay quienes señalan que el costo sería alto, indicó. Ante ello agregó: “No más de lo que ha costado pemexgate, OHL, Oceanografía, Higa, Odebrecht, Fobaproa, sumados o por separado”, y aseguró que no es más alto que el costo de los desvíos en administraciones estatales como Veracruz, Chihuahua, Tamaulipas, Tabasco o Quintana Roo, ni más costoso que lo que ha generado los casos Acteal, Tanhuato, Tlatlaya, las fosas de Tetelcingo o la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Al concluir, en entrevista, señaló que la reforma en la materia es el "principal logro para echar para atrás todo lo positivo en el país, seguir concentrando en manos cada vez más reducidas y para seguir dependiendo de intereses del exterior".

Sobre la elección presidencial de este año, agregó que esperará hasta ver quien está en la boleta para definir una posición.