méxico | 18 de Marzo de 2017

Juan José Esparragoza Monzón, hijo de Juan José Esparragoza Moreno, alias El Azul. Foto Segob

Por

Por 

Gustavo Castillo y Javier Valdez , reportero y corresponsal

Ciudad de México, 18 de marzo.- Una supuesta riña dentro del penal de Culiacán fue el escenario con el cual se encubrió la evasión de José El Negro Esparragoza Monzón, hijo de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, y cuatro integrantes más del cártel de Sinaloa, indicaron funcionarios federales.

En tanto, el gobierno de Sinaloa suspendió de sus cargos al director de la prisión de Culiacán y a 10 comandantes y custodios, quienes además estarán sujetos a investigación penal por la evasión de los cinco reos.

Funcionarios federales señalaron que esta fuga echó a perder el trabajo de un año de investigación que llevó a la captura de Esparragoza Monzón, quien por decisión de la Procuraduría General de la República (PGR) dejó en manos de un juez de Sinaloa el sitio donde sería encarcelado.

El pasado 23 de enero, el mismo día que en la Secretaría de Gobernación las autoridades federales daban a conocer en una conferencia de prensa la detención de Esparragoza Monzón, en Culiacán, Sinaloa, el secretario de acuerdos del juzgado cuarto de distrito, Ramiro de León Cantú, firmaba la resolución judicial por la cual se concedió el amparo y protección de la justicia federal al hijo de El Azul.

De acuerdo con la resolución del expediente 75/2017, de la cual posee copia La Jornada, el 23 de enero se concedió a Esparragoza Monzón y su escolta Jesús Alfonso Ríos Gómez el amparo para no ser trasladados a otra prisión que no fuera el penal de Aguaruto, en Culiacán, Sinaloa.

A ese respecto, el Consejo de la Judicatura Federal informó que “la ley de amparo y la jurisprudencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación establecen que contra el acto reclamado, consistente en una orden de autoridad administrativa de trasladar a un interno de un centro penitenciario a otro, procederá en todos los casos la concesión de la suspensión de oficio y de plano, por lo que el juez de distrito que conoció de la demanda de amparo estaba obligado a conceder dicha medida cautelar.

"La jurisprudencia, que es de aplicación obligatoria para los juzgadores, es clara en establecer que se debe conceder la suspensión mencionada, cuando la orden de traslado de un centro penitenciario no es emitida por la autoridad judicial (juez) a cargo del proceso".

En tanto, las autoridades federales señalaron que Esparragoza Monzón fue puesto a disposición de la PGR en Culiacán debido a que el nuevo sistema de justicia penal considera que si un detenido no es entregado de manera inmediata al Ministerio Público más cercano, se considera que sus derechos humanos pueden ser violados, al igual que sus gerencias de debido proceso.

Por esa razón, la Policía Federal entregó a Esparragoza Monzón y fue la PGR la que decidió ponerlo a disposición del juez en Culiacán, aceptando que se le encarcelara en Aguaruto, no en una prisión federal.

La Comisión Nacional de Seguridad buscó su traslado a una cárcel federal, pero los abogados del narcotraficante tramitaron el amparo que impidió su cambio y le permitió tener condiciones para la evasión.

Ayer, el gobierno de Sinaloa indicó que "no tolera ni tolerará actos constitutivos de un delito ni de aquellos que asomen a una sola sospecha de corrupción. Todos están sujetos a investigación".

La administración del gobernador Quirino Ordaz Coppel, quien suspendió la gira que realizaba por California, señaló que las medidas de seguridad en este penal son "sumamente endebles, con videocámaras insuficientes, no cuenta con inhibidores de llamadas de teléfonos celulares de los reos hacia el exterior, se cuenta con personal insuficiente, hay custodios asignados, pero no capacitados y con bajos sueldos, además de equipamiento de seguridad no óptimo ni en cantidad pertinente".

Por esas razones, advirtió, desde enero se solicitó el traslado de varios reos, entre ellos los que lograron evadirse. En conferencia de prensa, Genaro Robles Casilla, secretario de Seguridad Pública, informó que José Mario Murillo Rodríguez, jefe de seguridad del penal de Culiacán, está desaparecido desde la tarde del jueves, luego de la fuga de los cinco reos.

Dijo que no han localizado al comandante y que cuando se dieron cuenta de la huida lo llamaron para que participara en el operativo de búsqueda, pero no acudió.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?