cultura | 18 de Marzo de 2017

Una pieza encontrada en el centro ceremonial prehispánico. Foto Silvia Chávez González

Por

Por 

Silvia Chávez González, corresponsal

Tepotzotlán, 18 de marzo.- Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontraron la base y una parte de un muro de lo que fue una pirámide así como vestigios de una aldea, es decir un asentamiento habitacional, abajo del templo de San Pedro y el de San Francisco Javier, actual Museo Nacional del Virreinato, hallazgo que confirman que los edificios coloniales fueron construidos sobre un centro ceremonial prehispánico.

La arqueóloga Josefina Gasca Borja, del centro de investigación del INAH, en entrevista colectiva informó que el “gran hallazgo” fue el haber encontrado la unidad habitacional que conformó la aldea sobre la cual se erigieron los edificios coloniales, y que incluye un centro ceremonial el cual se advierte porque en el lugar fue encontrada la plataforma de una pirámide, de al menos 40 metros de ancho.

Explicó que el descubrimiento se realizó entre septiembre y noviembre del 2016, cuando especialistas del INAH efectuaron trabajos de salvamento y protección del lado poniente de la capilla del Camarín de la Virgen de Loreto, ubicada en un espacio del Museo Nacional del Virreinato, debido a que presentaba deterioro por acumulación de humedad; y al realizar las excavaciones se fueron encontrando los vestigios.

La arqueóloga comentó que se perforaron siete pozos, y se “encontró material prehispánico, material colonial y el preclásico medio hasta material prehispánico del preclásico lo que se ha denominado en arqueología de la época preclásica, clásica y postclásica y encontramos un muro de contención que forma parte de una plataforma del sitio ceremonial del Tepotzotlán”.

Explicó que se encontró una plataforma prehispánica de al menos 40 metros de ancho, que abarcaría una extensión de la avenida Juárez a calle Insurgentes, sobre la cual había edificios ceremoniales, y en la zona se extrajeron vestigios, entre ellos, vigas que apuntalaban techos de viviendas.

A una profundidad de un metro con 80 centímetros se extrajeron figurillas de arcilla, obsidiana, herramientas de obsidiana, navajillas; así como tepalcates, que al parecer formaron parte de piezas del centro ceremonial, y agregó que se extrajeron fragmentos de arcilla con glifos con significado de movimiento, agua”.

La arqueóloga comentó que uno de los grandes hallazgos fue el muro de la plataforma piramidal, que también está a una profundidad, y que la estructura deberá ser sujeta de investigación y análisis para traducir los glifos que la integran, comentó Gasca Borja.

La investigadora dijo que encima de la plataforma estaban los templos, sin embargo, tanto la pirámide como casas aledañas, sufrieron dos momentos de destrucción: cuando llega Hernán Cortés a Tepotzotlán tras su huida de Tenochtitlán en la “Noche triste”, y la segunda con la presencia franciscana.

La arqueóloga comentó que el hallazgo confirmó que el asentamiento colonial fue edificado sobre un centro ceremonial prehispánico, aunque estudios están por especificar la época, pues en Tepotzotlán, hubo influencia de las culturas tepaneca, mexica y otomí.

Agregó que las investigaciones continúan, debido a que a una profundidad de poco más de dos metros fueron se encontró una unidad doméstica, y otro gran hallazgo es que se encontró parte de una unidad habitacional hasta con huellas en donde estuvieron colocados los maderos para el techo de su casa.

La arqueóloga comentó el área habitacional es contemporáneo a los en los poblados de Zacatenco a Ticomán, ubicados actualmente en la delegación Gustavo A. Madero, de la Ciudad de México, y esos sitios pertenecerían al preclásico medio y “una primicia es que hay también material de vasijas con influencia Olmeca, es del preclásico medio”.

“Vamos a luchar para que siga explorando y posiblemente se renueven las salas y este material encontrado en el área de excavación son fragmentos de piezas, más de 250 fragmentos rescatados de asentamientos prehispánicos”, comentó la investigadora mientras exhibía lo encontrado en el subsuelo del conjunto arquitectónico del Museo Nacional del Virreinato.