espectáculos | 18 de Marzo de 2017

Monocordio, que este 2017 cumple 16 años, va "a regresar como power trío" en el foro del Vive Latino. Foto cortesía del grupo

Por

Por 

Jorge Caballero, Tania Molina, José Carlo González, La Jornada

Ciudad de México, 18 de marzo.- Ya han pasado 18 años desde que inició el Festival Iberoamericano de Cultura Musical, conocido como Vive Latino; en esta mayoría de edad el ágape musical se ha convertido en referente y forma parte del mapa de conciertos en todo el mundo.

En estos 216 meses, el Vive Latino ha mutado, ha tenido aciertos, ha errado, ha acertado, ha corregido y se ha acentuado, para convertirse en la congregación anual más importante para los gustosos de diferentes géneros musicales, inclinado hacia el rock latino.

Chava Rock, periodista de rocanrol, quien estuvo en la gestación del festival y ha asistido a todas sus versiones, nos relata la relación de los primeros grandes conciertos en la huelga de la UNAM en 1987 y el surgimiento del EZLN con el Vive Latino:

En estos 6 mil 570 días de Vive Latino, este ha sido el precursor de los festivales musicales en México, se convirtió en el hábitat natural del rock latinoamericano y en su regazo germinaron otras congregaciones musicales igualmente importantes.

El conductor de BullterrierFM, Luis Pérez, gran conocedor y amante del rock en español, nos relata los cambios que ha vivido el festival a lo largo de su crecimiento:

El Vive Latino rompió el mito de que los jóvenes desmadrosos en masa son incontrolables.

Marcó el debut de una cantidad importante de músicos; para ellos ha significado un parteaguas.

También ha habido grandes reuniones como la de Maldita Vecindad y Caifanes, y ha visto crecer a otros como Austin TV o Hello Seahorse!

Mónica Frías, de la agencia Verbigracia, trabaja con grupos desde hace más de 20 años. Desde que inició el Vive Latino, Verbigracia ha participado en casi todas las emisiones. Desde su enorme experiencia, Frías valora así al festival:

Después de estas  157 mil 680 horas de Vive Latino, llega a su mayoría de edad, pero aún la crisálida está en las manos de cada uno de los fanáticos y organizadores para hacerlo crecer.

Javier Hernández Chelico, autor de la columna En el Chopo y conductor del programa La Caminera en Sonica TV, describe la magia y el maleficio del festival Vive Latino:

Quizá algunos músicos y promotores cuidan sus palabras, para evitar que el festival les cierren las puertas. No es el caso de Ali Gua Gua, quien, sin pelos en la lengua, habla sobre las virtudes y errores del Vive Latino:

Daniel Palacios, alias Danny Lobo, vocalista y guitarrista de The Cavernarios, tiene una relación muy particular con el festival. Él estaba en la cárcel cuando su grupo tocó en el Vive Latino. El 2 de octubre de 2014 fue a la preparatoria Fresno a repartir propaganda de un concierto y decidió participar en la marcha que cada año conmemora la matanza de Tlatelolco. La movilización se tornó violenta y la policía detuvo indiscriminadamente a decenas de personas, entre ellas a Daniel. Varios grupos hicieron una fuerte campaña para exigir su liberación. The Cavernarios usaron el escenario del Vive Latino para difundir su caso. A las pocas semanas, fue liberado.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?