mundo | 18 de Febrero de 2015

Mitín político en apoyo al presidente de Estados Unidos Barack Obama. Foto Armando José Mercado

Por

Por 

Armando José Mercado

San Diego, California 18 de febrero.- El gobernador de California, Jerry Brown, declaró hoy su apoyo incondicional al presidente Barack Obama ante la demanda que detuvo temporalmente la acción ejecutiva que se espera que beneficie con estatus de residencia legal a más de cinco millones de personas en Estados Unidos.
 
"California se mantiene firme al lado de la Casa Blanca", declaró el gobernador, "retrasar por más tiempo nuestro deteriorado sistema de migración no nos beneficia".
 
Brown es uno de los funcionarios que más recientemente se han manifestado en favor de una apelación que permita continuar la acción ejecutiva que dictó el presidente Obama en noviembre.
 
Hoy, miércoles empezaría la primera de dos partes de la acción ejecutiva, pero un magistrado en Brownsville aceptó una demanda de opositores a la legalización y frenó el proceso. La Casa Blanca ya apeló el martes esa decisión.
 
De acuerdo con el Centro Hispano Pew, la acción ejecutiva beneficia a cinco millones 300 mil indocumentados de los que por lo menos dos millones 120 mil son mexicanos.
 
La cancillería mexicana calculó por su parte en dos millones 500 mil los mexicanos que podrían acogerse a la acción ejecutiva.
 
En California, uno de los estados con mayor comunidad indocumentada, se espera que la orden del mandatario beneficie a unos dos millones 400 mil migrantes, principalmente mexicanos y centroamericanos.
 
En el condado de San Diego se estima que el proceso beneficiará a entre 90 mil y 91 mil personas.
 
Dirigentes comunitarios y un congresista federal aseguraron en San Diego aseguran que la suspensión es transitoria e instaron a la comunidad a continuar sus preparativos de regularización migratoria.
 
El congresista federal Juan Vargas destacó que los republicanos buscaron por toda la nación algún juez que se atreviera a aceptar su demanda hasta que encontraron a un magistrado que abiertamente criticaba al presidente y tenía una clara política personal antiinmigrantes.
 
Vargas dijo que ese juez, Andrew Hanen, "ya había criticado públicamente al presidente Obama y a la migración indocumentada en el país, lo buscaron por sus antecedentes".
 
Por su parte el dirigente laboral en los condados de San Diego e Imperial Richard Barrera expresó a la comunidad indocumentada que "ustedes tienen a todo el movimiento laboral en su apoyo, tiene a 200 mil familias que los apoyan".
 
Barrera también invitó al alcalde de San Diego a manifestarse en favor de los indocumentados a quienes benefician las iniciativas del presidente Obama.
 
"Como sabemos el alcalde Kevin Faulconer ha expresado su apoyo a una reforma migratoria y creo que este es un excelente momento para que lo demuestre", dijo Barrera.
 
El dirigente de los trabajadores en la región dijo que "es momento que el alcalde se ponga de pie y defienda a sus vecinos en San Diego".
 
Faulconer había declarado el fin de semana en una entrevista en televisión nacional que apoya una reforma migratoria integral porque "beneficia no sólo a San Diego o California sino a todo Estados Unidos".
 
Alejandra Ramos, una joven activista en el norte del condado de San Diego, dijo que los indocumentados "aportan constantemente a las comunidades y por ello tienen derecho a vivir con dignidad y respeto y sin temores".
 
Ramos se benefició personalmente del programa de Acción Diferida que ordenó el presidente Obama en el 2012 y que iba a ampliarse este miércoles 18 de febrero, pues llegó al país cuando era pequeña en el 2002.
 
"Esta suspensión va a pasar; aquí estamos en la lucha y no vamos a parar, compas", dijo Ramos.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: