cultura | 17 de Noviembre de 2017

La presa del Palote fue un espejo, donde los globos se reflejaban formando figuras caprichosas y mágicas con el movimiento del agua generado por el viento y los botes Foto Martín Diego

Por

Por 

Carlos García, corresponsal La Jornada

León, 17 de noviembre.- La fiesta de colores inició con el Festival Internacional del Globo (FIG), que como cada año pinta el cielo con más de 200 globos aerostáticos.

El lienzo azul fue llenado con ballenas, pelícanos, ovnis, abejas, casas, lagartos y con personajes como Bob Esponja, que no dejan de sorprender a los cientos de personas que se congregan en las instalaciones del Parque Metropolitano.

La presa del Palote fue un espejo, donde los globos se reflejaban formando figuras caprichosas y mágicas con el movimiento del agua generado por el viento y los botes.