méxico | 17 de Julio de 2019

AMLO aseguró que "lo que no podemos permitir es que haya impunidad, que se proteja al que cometa un ilícito". En la imagen, grupo de la policía militar en la base aérea número 1 de Santa Lucía. Fotos Foto Luis Castillo / archivo La Jornada

Por

Por 

Alma E. Muñoz y Alonso Urrutia / La Jornada
Ciudad de México, 17 de junio. Al señalar que entre “ 50 y 60 millones de mexicanas deben estar a favor de lo que se está haciendo”, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que le preocupa el problema de la inseguridad. Pero aclaró que los tres policías militares -de cinco involucrados- detenidos en flagrancia en el estado de México por el secuestro de un menor oficialmente no formaban parte de la Guardia Nacional.
 
“No habían pasado exámenes, oficialmente no estaban en la Guardia Nacional, pero eso no es una justificación, porque hemos dicho que la Policía Militar pasa a formar parte de la Guardia Nacional”, señaló el mandatario en su conferencia de prensa.
 
Dio a conocer que desde ayer por la mañana fue informado por el secretario de la Defensa Nacional, General Luis Cresencio Sandoval, que son cinco los policías militares involucrados en la banda, coludidos con civiles.
 
“Fui informado ayer por la mañana por el secretario de la Defensa", quien le explicó, dijo, que eran siete personas; y que la Sedena participó en la detención de tres de ellos, militares, y un civil; y que hasta ese momento había tres prófugos, dos militares y un civil, a quienes se les está buscando.
 
“Es cierto, tenemos la información y se está actuando. No quiere decir que lo celebre, pero sí es para mí importante que no se proteja, que no se oculte a nadie. El comportamiento del secretario de la Defensa fue de rectitud y de honestidad”, añadió.
 
En su conferencia de prensa matutina, apuntó que a los militares involucrados se les aplicará un castigo ejemplar. “Lo que establece la ley, no se tolera a nadie”. El juez lo determinará, puntualizó, pero cuando se trate de servidores públicos, el castigo debe ser más severo.
 
En el Salón Tesorería de Palacio Nacional, el mandatario recordó que los elementos de la Policía Federal, Militar y Naval pasarán a formar parte de la Guardia Nacional. “Aquí lo importante es que no se toleran esos delitos, no hay impunidad”.
 
Dijo que hoy comentó en el gabinete de seguridad que “vamos a tener deserciones, traiciones, actos de deslealtad, de delincuencia de los servidores públicos. Todo esto porque hay problemas por pérdida de valores y porque es la condición humana. No todos tienen principios, ideales. No todos actúan con honestidad”.
 
Afortunadamente, indicó, la mayoría del pueblo es honesto, “pero hay sectores echados a perder en todos los campos. Lo que no podemos permitir es que haya impunidad, que se proteja al que cometa un ilícito. No podemos tapar nada. El que no entienda que ya son otros tiempos, que no va a haber impunidad y que se va a castigar por parejo a todos, eso es lo que yo les estoy pidiendo a todos los servidores públicos”.
 
Afirmó que este año van a establecerse las nuevas políticas para la patria nueva, pero “tengo preocupación y ocupación en el tema de seguridad”. Agregó que otro tema que le preocupa, aunque no es tan complejo como la inseguridad, son los servicios médicos.
 
López Obrador afirmó que todos han ayudado, pero la inseguridad y la violencia tienen una inercia, porque son un problema que se dejó de atender o no se atendió bien, que se simuló que se iba a enfrentar cuando si acaso se atendieron efectos operativos.
 
"Hasta se hacían telenovelas. Con la televisión fingían que detenían a delincuentes. Montajes. Pura simulación y sólo uso de la fuerza, solo medidas coercitivas. Abandonaban a los jóvenes y cuando (estos) tomaban el camino de las conductas antisociales los reprimían”, aseguró.
 
El Presidente resaltó que ahora lo apoyan más personas que los 30 millones que votaron por él.