Baja California | 17 de Julio de 2019

El comunicador había acudido a "cubrir" un doble asesinato ocurrido en el estacionamiento de la negociación. Foto Margarito Martínez

Por

Por 

Antonio Heras / La Jornada

Mexicali, 17 de julio.- Vigilantes de Plaza Galerías de Tijuana sometieron y agredieron al fotoperiodista Margarito Martínez cuando realizaba la cobertura de una doble ejecución en las instalaciones del establecimiento comercial.

Además del uso de la fuerza física para someterlo y desalojarlo, le quitaron su celular. Martínez colabora con varios medios de comunicación y forma parte del colectivo #yosisoyperiodista.

La reacción violenta de los guardias de seguridad de la plaza comercial se produjo durante la noche del martes, cuando el fotorreportero documentaba los asesinatos de dos personas.

Otro fotógrafo, que atestiguó la situación, narró la forma violenta en que los vigilantes sacaron del estacionamiento a Margarito Martínez.

Los uniformados le aplicaron a este una llave china, una técnica para someter por la espalda y apretar el cuello, y que interrumpe el flujo de sangre al cerebro.

Respecto de la ejecución, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) dio a conocer, por medio de un comunicado, que en la noche de la víspera, alrededor de las 22 horas, tiempo local, se registró una balacera en el estacionamiento interior que se encuentra en el inmueble del establecimiento comercial.

Allí fueron hallados, apuntó la dependencia, casquillos percutidos calibre .40, conocidos como matapolicías, ya que pueden atravesar blindajes de chalecos y patrullas.

Las víctimas, agredidas por un grupo de sujetos armados, fueron identificadas como Luis Edel, de 34 años, y Samuel, de 35, quienes recibieron impactos de bala en el cráneo y el tórax.

Hace una semana, un funcionario federal del área de Comunicación Social de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) agredió al fotoperiodista José María Cárdenas, a quien le impidió realizar la cobertura de la visita del secretario Javier Jiménez Espriú al puente vehicular de la garita de Mexicali.

Analiza medidas legales

Redacción

Martínez Esquivel afirmó que casi 12 horas después le fue entregado su teléfono celular, desde el cual hace transmisiones en vivo a través de su cuenta de Facebook, toma fotografías y videos, y envía material a los medios con que colabora, incluida La Jornada Baja California.

Tuvo que firmar un documento en que se establece la recepción de su equipo, el cual le fue entregado sin las imágenes que tomó en la plaza comercial Galerías, cuyos guardias le advirtieron la noche del martes que no podía fotografiar o grabar por tratarse de un espacio privado.

El fotorreportero adelantó que en las próximas tomará una decisión sobre las medidas legales a seguir, pues consideró que además de que se impidió su trabajo a pesar de que se acreditó y respetó los protocolos policiacos, fue sometido y su equipo quedó en manos ajenas que le extrajeron información producto de su labor periodística.