méxico | 17 de Julio de 2018

Al fijar postura sobre lo que López Obrador destacaron que todavía es insuficiente lo que se conoce y existe ambigüedad. Foto Archivo La Jornada

Por

Por 

José Antonio Román / La Jornada
Ciudad de México, 17 de julio.- La disidencia magisterial exigió al futuro gobierno de Andrés Manuel López Obrador la abrogación totalde la reforma educativa, no hacer parches, y solicitaron construir junto con los legisladores federales y los de Ciudad de México la próxima agenda en la materia.

En conferencia de prensa, Enrique Enríquez, actual dirigente de la sección novena de Ciudad de México, y tres ex secretarios generales expresaron su preocupación por el perfil de Esteban Moctezuma Barragán, quien encabezará la Secretaría de Educación Pública.

Nos preocupa por su pasado; no queremos continuidad en la política neoliberal; queremos participar en la construcción de la agenda educativa, dijo Francisco Bravo, profesor y ex líder magisterial.

Al fijar postura sobre lo que López Obrador y su futuro gabinete han adelantado en materia educativa, los dirigentes magisteriales, miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), destacaron que todavía es insuficiente lo que se conoce y existe ambigüedad.

El propio López Obrador ha dicho unas veces que va a derogar la reforma educativa, pero en otras que sólo le quitará la parte punitiva; nosotros queremos la abrogación total, sostuvo Roberto Gabriel Gómez.

Acerca del anuncio de que Educación Pública será la primera secretaría de Estado a descentralizar, trasladándose a la ciudad de Puebla, señalaron que estarían de acuerdo, pero advirtieron que lo principal es un cambio de actitud para resolver los problemas del sector educativo. De no ser así, la CNTE estará exigiendo soluciones en Puebla y en todo el país, sostuvo Enrique Enríquez.

En intervenciones alternadas, los dirigentes magisteriales señalaron que junto con la abrogación de la reforma educativa, también viene la justicia para los maestros que han sido asesinados, la liberación de quienes han sido encarcelados y la reincorporación de los más de 600 profesores cesados; pasa también por el diseño de un nuevo modelo educativo, donde participen todos los sectores, con una consulta fuerte y verdadera.

De igual forma, señalaron que es indispensable un proceso de democratización de los gremios sindicales, entre los cuales está el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.