Chihuahua | 17 de Junio de 2019

AMLO aplicó la encuesta al atestiguar, el rechazo al gobernador José Rosas Aispuro por esta obra. Foto Presidencia / La Jornada

Por

Por 

Alma E. Muñoz / La Jornada
Gómez Palacio, Dgo., 17 de junio.  Con una consulta a mano alzada en un acto público que encabezó en la Unidad Deportiva ‘Francisco Gómez Palacio’  el presidente Andrés Manuel López Obrador canceló el Metrobús en esta ciudad -parte de un proyecto de movilidad en la Laguna-, y dispuso que los recursos se destinen para agua.

El ejercicio lo aplicó al atestiguar en la Unidad Deportiva “Francisco Gómez Palacio”, el rechazo al gobernador José Rosas Aispuro por esta obra -entre otras acciones-. El mandatario estatal no logró contenerse ante los incesantes reclamos que recibió durante los 19 minutos de su discurso.

Mientras le expresaba su apoyo a López Obrador, un grupo coreaba “el pueblo se cansa de tanta pinche transa”, lo que exhaltó a Rosas Aispuro: “... cuente usted con ese apoyo, más allá de las palabras, porque las palabras, muchos de ustedes vienen y gritan acá, y cuando tienen que dar la cara no tienen el valor para hacerlo. Yo sí lo tengo, les puedo hablar de frente porque no le debo nada a nadie, porque no me he robado ni un centavo y puedo ver a todo mundo de frente.

“Y ustedes, muchos de los que aquí están representan intereses oscuros que no tienen la calidad moral para dar la cara”, dijo el panista, aunque sus palabras apenas se escucharon entre los gritos de desaprobación que generó su actitud.

"¡Quiere llorar, quiere llorar!", corearon algunos.

Más tarde, al tomar la palabra, López Obrador reconoció que “se calentó la asamblea. Así es allá en mi tierra. Hay mucha razón y también mucha pasión de la gente. Que viva el pueblo de la Laguna”, pero llamó a respetar a las autoridades.

"!Noooo!", le respondieron.

“No me importa lo que se piense, yo siempre digo lo que pienso, mi pecho no es bodega”, y les recordó que ya pasó la elección.

Después sometió a votación el Metrobús, que correrá entre Gómez Palacio y Lerdo, en esta ciudad “para medirle el agua a los camotes”. El proyecto fue rechazado por la asamblea, mientras Rosas Aispuro se cruzaba de brazos.