Baja California | 17 de Junio de 2019

Anualmente las autoridades migratorias estadunidenses retornan tan sólo a Tijuana 3 mil menores no acompañados. Foto tomada de @UNICEFMexico

Por

Por 

Emir Olivares Alonso / La Jornada
Tijuana, 17 de junio.- Muchos menores migrantes que viajan solos y que son deportados de Estados Unidos están siendo alojados en instituciones de Baja California que atienden a personas con discapacidad sicosocial. 

La organización Disability Rights International (DRI) visitó cuatro instituciones privadas de alojamiento en Baja California, donde encontró que los internos son víctimas de abusos, torturas, sujeciones prolongadas, privación de la libertad, violencia sexual y castigados en cuartos de aislamiento, entre otros. 

Estos espacios están destinados en particular para “atender” a personas con discapacidad sicosocial, pero recientemente menores migrantes que han sido deportados de Estados Unidos terminan por ser alojados ahí, de acuerdo con un reporte de esa organización internacional, que lleva más de dos décadas trabajando por los derechos de las personas con ese tipo de discapacidad en varios países, entre ellos México. 

Con el apoyo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Baja California, DRI realizó dos investigaciones en esa entidad (una en noviembre de 2018 y la otra en febrero de 2019), que incluyeron visitas a esas instituciones de internamiento, entrevistas con trabajadores de los mismos, especialistas, víctimas y autoridades. 

Las cuatro instituciones privadas visitadas fueron Casa Gabriel, Pequeño Mundo Especial y los centros de rehabilitación Fortalécete en Cristo y Cañón Rosarito, la segunda y la tercera operan sin licencia ni registro. 

“DRI expresa su gran preocupación por la situación de derechos humanos de las niñas, niños, adolescentes y adultos con discapacidad detenidos en instituciones de Baja California. Si bien ellos son la principal población sujeta a estos abusos, las y los menores migrantes no acompañados y las personas con discapacidad que han sido deportadas o detenidas en la frontera de Estados Unidos y retornadas a México también están en riesgo”. 

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Migración, asienta el reporte de DRI, anualmente las autoridades migratorias estadunidenses retornan tan sólo a Tijuana 3 mil menores no acompañados. Muchos de ellos son enviados a ese tipo de instituciones de internamiento en lo que se encuentra a sus familiares, y existe el riesgo de que puedan quedarse en esos espacios por años en caso de que no sean localizados sus familiares, poniéndolos en riesgo ante posibles abusos.

Sondeo

Recientemente se presentó una iniciativa de ley para que el gobierno estatal norme el transporte público, otorgue concesiones y fije las tarifas máximas. ¿Está de acuerdo en que se les quite a los municipios?