Baja California | 17 de Abril de 2019

“Estuve un año y medio en rehabilitación, ya tengo sensibilidad en mis piernas". Foto Ángel Ramírez

Por

Por 

Ángel Ramírez

Tijuana, 17 de abril. –“Es un acto criminal lo que está haciendo Altisa, los mejores bandidos son los de saco y corbata que están en el gobierno; no es justo que se dejen manipular por un señor que tiene poder” clama Brandon Morelos, víctima del accidente ocurrido en Ke-Casas el pasado 12 de octubre de 2016.

Indica que no ha recibido el apoyo de la empresa Altisa a quien pertenecía la unidad en la que viajaba aquel día y en la que perdieron la vida seis personas, entre ellas el chofer y un bebé de apenas 10 meses.

Brandon pide justicia para él, considerando que ahorita el afectado es él, y mañana puede ser otra persona, por culpa del mal servicio de tansporte de Altisa.

“Quiero reponer un poco la vida que tenía (antes del accidente), quiero volver a caminar con mis terapias, quiero volver a la escuela y estudiar psicología para ayudar a otras personas”, enumeró sus anhelos Brandon, y asevera que por falta de indemnización que ayude con sus terapias, no ha podido avanzar más.

Brandon Morelos fue el sobreviviente más afectado en ese accidente, ya que quedó cuadripléjico, y con las terapias que recibe dos veces por semana se ha ido recuperando. “Estuve un año y medio en rehabilitación, ya tengo sensibilidad en mis piernas y lo único que me faltan son fuerzas. Con la ayuda de una buena terapia puedo avanzar más”, añadió Brandon, quien ya no ha podido asistir con regularidad a su rehabilitación debido al costo de la misma que es de 550 pesos por sesión, al igual que la consulta, que recibe en su domicilio.

Su madre, la señora Azucena Hernández, dijo no saber cuánto ha gastado desde el día del accidente, refiere que el gasto mayor ha sido el emocional y agradeció a la gente que le ha ayudado para sacar adelante la rehabilitación de Brandon.

Comentó también que su esposo, el papá de Brandon fue despedido de Altisa, donde trabajaba como chofer no recibió liquidación alguna, dijo, por el influyentísimo con el que se maneja la empresa, bajo el amparo de las autoridades.

El representante legal de 11 de las 17 víctimas del accidente, Jorge Escárcega Guzmán, calificó como ofensivo el comunicado de la empresa Altisa, donde acusa a los medios de comunicación y a él, como abogado, de obstaculizar un acuerdo entre la empresa y las víctimas.

Frente a los medios de comunicación, Brandon Morelos Hernández hizo un llamado a Víctor Eduardo Sevilla, representante legal de Altisa, a “que me diga de frente cuándo me ha buscado”. Añadió: “no voy a llegar a un acuerdo con él, porque el señor no tiene palabra. Si quiere un acuerdo, será con nuestros abogados y con un juez para que sea lo que marca la ley”.

Escárcega Guzmán pide pensión vitalicia, y las terapias necesarias para resarcir a Brandon y a su familia, en la medida de lo posible.