Baja California | 17 de Abril de 2019

Las comunidades marginadas se hallan "en un estado de crisis que los malos gobiernos han propiciado por su insensibilidad y el abandono en que tienen a la población”. Foto Cortesía

Por

Por 

Redacción

Tecate, 17 de abril.- Tecate, que era ejemplo industrial y el “ombligo” geográfico de Baja California, con un ritmo de progreso envidiable, se ha convertido, en los últimos años, en una ciudad marcada por el abandono de gobiernos insensibles e ineficientes, pero le serán devueltas la tranquilidad y oportunidades de desarrollo, afirmó Jaime Bonilla Valdez.

El candidato a gobernador por la coalición “Juntos Haremos Historia en Baja California” observó vialidades destrozadas, desaprovechamiento de su posición geográfica como “ombligo del estado”. En esta ciudad, con grandes ventajas estratégicas, indicó, “no ha habido motivación para industriales. En mi gobierno, vamos a impulsar la industria y a invertir para que vuelva a ser un municipio limpio y ordenado”.

De llegar a la gubernatura, indicó, reforzará los programas de urbanización, agua y drenaje, y fomentará las inversiones, “para que su planta industrial se fortalezca y los tecatenses recuperen sus beneficios de ser residir en el único ´Pueblo Mágico´ de nuestra entidad”.

En entrevista radiofónica con Javier Fimbres, habló sobre las condiciones en que el gobierno estatal encabezado por “Kiko” Vega tiene a Tecate en particular y a Baja California en lo general: “hay regiones de nuestra entidad en las que hemos constatado que hay hambruna… no es exageración… están las comunidades marginadas en un estado de crisis que los malos gobiernos han propiciado por su insensibilidad y el abandono en que tienen a la población”.

Ante ello, expresó su compromiso de combatir el hambre y la miseria de los residentes de comunidades en extrema pobreza, por elemental justicia social, por humanidad, por respeto a la dignidad de las personas y las familias. Durante sus recorridos constató la marginación de sectores de Mexicali y Tijuana, donde hay garrapatas, enfermedades como tuberculosis y rickettsia, que demandan urgente solución mediante programas integrales de salud.

Respecto a las relaciones que con el gobierno federal y los municipios, explicó que confía en que habrá una estratégica coordinación para llevar a cabo planes y programas en conjunto, así como descentralizar trámites federales que a la industria y al comercio les impiden acelerar su desarrollo.

En cuanto a si ocupará la llamada Casa de Gobierno en Mexicali, comentó que “…primero la vamos a tener que exorcizar y fumigar, porque hay muchas garrapatas y, sobre todo una muy grandota… que ya conocen”. Recordó que tiene casa en Mexicali, por si prefiere no ocupar la “residencia oficial”, pero además adelantó que será un gobernante itinerante, que viajará mucho a las regiones alejadas, en el sur de Baja California, donde hay mayor pobreza y las poblaciones demandan atención urgente...”.