Baja California | 17 de Marzo de 2018

Los inspectores tienen obligación de reportar formalmente los casos de corrupción que no sean provocados por ellos durante las revisiones a los establecimientos. Foto La Jornada

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 17 de marzo.- La Dirección de Inspección y Verificación municipal se comprometió ante la Cámara de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) a combatir los actos de corrupción entre sus inspectores que revisen los establacimientos.

Durante una reunión informativa con directivos de la cámara, el director de la dependencia municipal, Vicente Jiménez Oceguera, advirtió que los actos que no sean provocados por el personal también deben ser reportados oficialmente, de acuerdo con un comunicado de prensa.

"Se informó el modo de operación de nuestros inspectores, siendo enfáticos en que no se tolerarán actos de corrupción. Inspector que sea señalado por irregularidades, será cesado y aquel inspector que reciba ofrecimientos de parte del ciudadano, deberá hacerlo constar en un acta administrativa", informó la dependencia.

Dijo que la instrucción es aplicar un criterio de cero tolerancia al incumplimiento del reglamento, mientras se ha renovado a los inspectores "en búsqueda de una mejor labor y proyección de dicha dirección... hay firmeza por parte de la autoridad, además de acercamiento, orientación y constante capacitación para que el comercio tenga claridad de sus derechos y obligaciones".

Informó que entre los requisitos necesarios para restaurantes o negocios de preparación de alimentos, deben tener sus permisos al corriente, trampas de grasa en operación, extractores de humo y de olores, que no haya fugas de agua y contar con el certificado de fumigación mensual. La Dirección de Bomberos se revisa que haya extinguidores en servicio y con carga vigente e instalaciones eléctricas sin cables descubiertos.

En el caso de venta de bebidas alcohólicas, destaca la revisión de documentos como el permiso de operación o autorización temporal de operación, permiso de venta o almacenaje o consumo público de bebidas alcohólicas.

Quienes venden bebidas alcohólicas deberán evitar que estas se consuman en el exterior; en los restaurantes, se permiten menores hasta la medianoche en compañía de un adulto.

Los inspectores pueden realizar inspecciones físicas del lugar, para cerciorarse que no haya estiércol de roedores, que los baños tengan agua, jabón y gel antibacterial y las paredes limpias.