méxico | 17 de Febrero de 2015

Carlos Mateo Aguirre Rivero y Luis Ángel Aguirre Pérez, en imágenes difundidas en la cuenta de Twitter de la PGR @PGR_mx
Carlos Mateo Aguirre Rivero y Luis Ángel Aguirre Pérez, en imágenes difundidas en la cuenta de Twitter de la PGR @PGR_mx Foto Twitter de la PGR @PGR_mx

Por

Por 

Alfredo Méndez

Ciudad de México, 17 de febrero.- Un juez federal sujetó anoche a proceso penal a Carlos Mateo Aguirre Rivero y Luis Ángel Aguirre Pérez, hermano y sobrino del gobernador con licencia de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, acusados de lavado de al menos 287 millones de pesos.

El juzgado quinto de distrito de procesos penales federales de Toluca, estado de México, encontró elementos de prueba suficientes para iniciar proceso a los familiares del ex gobernador, así como a los hermanos Pablo Ignacio, Mauricio Francisco, Alejandro Carlos y Jorge Eduardo Hughes Acosta, ex colaboradores de Aguirre.

Aún está pendiente que el mismo juzgado resuelva hoy la situación jurídica de Víctor Ignacio Hughes Alcocer, ex subsecretario de Finanzas y Administración de Aguirre Rivero, quien mantuvo bajo perfil en el gabinete del ex gobernador, pero que en realidad era uno de los hombres de toda la confianza del político de Ometepec.

Otros dos miembros de la familia Hughes, también detenidos la semana pasada, están a la espera de que hoy se resuelva su situación jurídica.

En total, hasta el momento han sido detenidas nueve personas vinculadas con esos hechos.

Según las pesquisas federales, durante la administración del ex perredista, sus familiares (que eran funcionarios públicos) recibieron en sus cuentas personales por lo menos 287 millones de pesos provenientes de fondos estatales y federales, los cuales debían utilizarse para obras públicas.

Los seis fueron detenidos la semana pasada por elementos de la Policía Federal, en coordinación con la Marina y el Ejército, en operativos en Acapulco, Chilpancingo y la ciudad de México.

Las entidades de ámbito local y federal, de las cuales se obtuvieron los recursos públicos hacia las empresas que, a su vez, los canalizaron a cuentas personales (de los indiciados), fueron: Comisión Federal de Electricidad, Banobras, Tesorería de la Federación, Comisión Estatal del Agua, Consejo Estatal de Seguridad Pública y Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del estado de Guerrero.

El monto del desvío detectado asciende a 287 millones 12 mil 594 pesos, que habrían sido triangulados entre enero de 2012 y septiembre de 2014 a través de las empresas Constructora Travesa, Comercializadora 2003 y Comercializadora Topacio, que los depositaron en las cuentas de los Aguirre y los hermanos Hughes.

Los seis inculpados que ya están sujetos a proceso penal permanecen encarcelados en el penal de alta seguridad del Altiplano.

Los hermanos Hughes Acosta gustaban de mostrar a través de las redes sociales sus viajes tanto en playas nacionales como en destinos en el extranjero.

Sondeo

La fracción de Morena quiere legislar para despenalizar el aborto en BC, ¿está usted a favor o en contra?