Baja California | 17 de Enero de 2019

Ana Marcela Guzmán Valverde, Síndico Procuradora Foto Cortesía

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 17 de enero.- La dirección de Contraloría, ha registrado un acumulado de penas convencionales por un monto de 2 millones 653 mil 849.93 pesos, correspondientes a omisiones en los plazos y la calidad con que se construyen.

“Hemos revisado acciones de obra pública desde el 1 de diciembre de 2017 al 15 enero de 2019, logrando detectar y corregir omisiones en la documentación de los expedientes técnicos de obra”, señaló la Síndico Procuradora Ana Marcela Guzmán Valverde.

Se ha exhortado a los funcionarios responsables a llevar a cabo las diversas penas convencionales para el inicio de los procesos correspondientes.

De estos procesos de penalización iniciados  el monto asciende a 2 millones 653 mil 849.93 pesos, de los cuales se ha ejecutado el pago de 1 millón 592 mil 404.04 pesos directamente en las cajas generales.

Clarificó el caso de dos obras de mala calidad y omisón de especificaciones de proyecto, catálogo de conceptos y contrato. Un comedor escolar del cual se solicitó a la DOIUM llevar a cabo la demolición de la obra mal ejecutada con cargo al contratista, toda vez que se ponía en riesgo la integridad física de los estudiantes.

La segunda obra se trata de una barda perimetral, donde se solicitó a la misma dependencia municipal el Dictamen Técnico correspondiente, avalado por un director de obra con registro vigente, así como las acciones necesarias para garantizar la correcta ejecución de los trabajos.

El objetivo de estas auditorias es verificar si la utilización del recurso público se realiza con apego a la normatividad aplicable, cuidando en todo momento los principios de legalidad, honradez, transparencia, eficiencia y eficacia, con el objetivo de que los recursos sean aplicados debidamente