méxico | 16 de Noviembre de 2018

Para lograr 334 votos necesita los del verde y diez del tricolor. Foto Roberto García

Por

Por 

Néstor Jiménez y Enrique Méndez / La Jornada
Ciudad de México, 16 de noviembre.- Para aprobar la reforma constitucional que sustente la Guardia Nacional y el Plan Nacional de Paz y Seguridad anunciada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, la bancada de Morena en San Lázaro necesita al menos 334 votos y tendrá su primer reto para obtener respaldo: requerirá el apoyo de todos los diputados del PVEM y al menos de 10 del tricolor.

Para aprobar una reforma a la Constitución se requiere el voto de dos terceras partes del pleno. Morena y sus aliados de PT y PES suman 314 legisladores, que le permiten sacar adelante modificaciones de ley pero no son suficientes para un cambio constitucional.

Aunque dijo que revisarán la iniciativa antes de confirmar su posible apoyo, el líder priísta en San Lázaro, René Juárez Cisneros, anticipó que están de acuerdo con una reforma en materia de seguridad.

Sostuvo que la estrategia presentada por López Obrador tiene muy buenos deseos pero pocos instrumentos legales. Dijo: Modifiquemos primero la Constitución y démosle soporte legal a todas las acciones.

Confió en que el gobierno electo hará las adecuaciones necesarias para armonizar todas las leyes vinculadas con esa materia y subrayó que en este tema no debe haber tintes políticos.

Más tarde, luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional la Ley de Seguridad Interior (LSI) por considerar que el Congreso incurrió en violaciones al proceso legislativo, la diputada Tatiana Clouthier, de Morena, sostuvo que la propuesta que presentará su bancada para crear la Guardia Nacional no es una forma de poner parches a la LSI, sino que son vías distintas. Agregó que escucharán a las organizaciones civiles y después podrían modificar la iniciativa que presente el nuevo gobierno.

Ahorita hay una propuesta del Ejecutivo (electo) y puede ser ajustada de acuerdo con lo que se escuche, lo que el grupo parlamentario piense y lo que el Poder Legislativo decida, señaló.

Por su parte, el líder del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, condicionó el apoyo de su bancada a que se apruebe una ley de la fiscalía general sin fiscal carnal, así como una revisión de las atribuciones de los estados y municipios en materia de seguridad.

A su vez, el grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano anunció que irá contra la propuesta, ya que la oferta de Morena fue sacar al Ejército de las calles y lo que propone es una traición.

El centro de las políticas debe de ser el fortalecimiento y la capacitación de las policías municipales y estatales, no la otra alternativa, dijo el coordinador Tonatiuh Bravo.