Baja California | 16 de Agosto de 2018

Héctor Limón Grijalva asegura que por la falta de sustancias prohibidas se dispararon las quejas de reos ante organismos de derechos humanos, por supuestos malos tratos. Foto cortesía Cristian Torres

Por

Por 

Luis Arellano Sarmiento

Mexicali, 16 de agosto.- Por varios años autoridades encargados de la cárcel El Hongo I permitieron que ingresara cristal, cocaína y mariguana, por lo que fue necesario solicitar renuncias y remociones, reveló el Subsecretario del Sistema Estatal Penitenciario, Héctor Limón Grijalva.

El funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) comentó que poco después de asumir el cargo en enero de 2016, se percató del “exceso de consumo de droga” en los penales.

Explicó que en un traslado de 35 reos a penales del centro de la república, se dieron cuenta de que los 35 llegaron a la Ciudad de Mexicali con “la malilla”, término coloquial con que se conoce el síndrome de abstinencia.

Mencionó que para retomar el control interno en El Hongo I, fue necesario inaugurar El Hongo III y trasladar 800 internos de alta peligrosidad, personas con sentencias de entre 50 y 80 años de prisión.

Sin la complicidad para poder ingresar la droga, aumentaron las quejas de los internos ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), arguyendo malos tratos, tortura, falta de medicamento y deficiente atención médica, aseveró el funcionario estatal.

Dijo que las quejas contra los responsables de las cárceles, por los supuestos malos tratos expuestos ante derechos humanos, están en proceso pues no han concluido las investigaciones.

“Nos encontramos con un exceso de droga, de consumo de droga dentro de los penales, desgraciadamente se tuvieron que pedir renuncias”, reveló el funcionario estatal arguyendo que los mismos encargados de la cárcel permitieron el ingreso de la droga.

El subsecretario dijo que por la tolerancia al ingresar droga, 10 funcionarios están siendo investigados en Asuntos Internos, pesquisa que tampoco ha concluido.

“Cuando se detectó, que fue de inmediato, fueron turnados a Asuntos Internos; todavía sigue el proceso de esa revisión y serán citados... nosotros no intervenimos, nosotros únicamente hacemos lo conducente de mandarlo a Asuntos Internos y cuando detecten algo pues será turnado a una autoridad correspondiente”, aseguró Limón Grijalva.

Recordó que los internos estuvieron en huelga de hambre e incluso a punto del motín, pero fue precisamente porque se les dejó de suministrar droga.

“En aquel entonces fueron cesados alrededor de 10 agentes junto con su director y el director de Ceresos en aquel entonces”, reveló el actual subsecretario.

A la fecha, en las cárceles de Baja California hay 11 mil 389 internos, por lo que se está combatiendo el hacinamiento pues llegó a haber hasta 35 personas en una celda, pero ahora hay entre siete y diez, refirió el funcionario de la SSPE.