méxico | 16 de Julio de 2019

El presidente Andrés Manuel López Obrador subrayó que durante el periodo neoliberal fue un fracaso rotundo la política económica. Foto Pablo Ramos / La Jornada

Por

Por 

Alonso Urrutia y Néstor Jiménez / La Jornada
Ciudad de México, 16 de julio. A pesar de que los indicadores de empleo difundidos por el IMSS dan cuenta de un comportamiento adverso en materia de generación de empleos, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que los criterios utilizados no contemplan el millón de puestos que se han generado tanto con el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro -800 mil- y Sembrando Vidas -200 mil-, lo que distorsiona la realidad laboral.
 
En la conferencia matutina, López Obrador manifestó que los criterios de medición no contemplan estas variables pero "no la queremos cambiar para que no vayan a hacer un escándalo los conservadores". En este contexto dijo que bajo los parámetros conservadores, los mediciones del rumbo de la economía  se sustentaban sólo en el concepto de crecimiento económico, pero no se valora el desarrollo.
 
Conminó a los especialistas a hacer un "análisis riguroso, científico sobre la diferencia entre crecimiento y desarrollo. Porque en todo el periodo neoliberal solo se midió crecimiento. Esto no implica la distribución del ingreso".
 
Subrayó que durante el periodo neoliberal fue un fracaso rotundo política económica. Se concentró en unas cuantas la riqueza y se concentró en unas cuantas manos. Se generó una monstruosa desigualdad. Para medir el desarrollo, bienestar a partir de los ingresos que le llegan a la gente, del poder adquisitivo, poder de compra".
 
En este contexto, recordó que su gobierno canceló partidas abusivas para beneficio de los altos funcionarios públicos como la caja de ahorro, en donde un servidor público que percibía 200 mil pesos podría ahorrar hasta 20 mil pesos de los cuales el gobierno le aportaba otros 20 mil de dinero público, lo que implicaba una partida anual de 6 mil millones de pesos.
 
Además se aportaban cinco mil millones de pesos para financiar la medicina privada a la que tenían acceso los altos funcionarios públicos..