méxico | 16 de Junio de 2019

Francisco Garduño, nuevo titular del INM, durante la entrevista. Foto Jesús Villaseca / La Jornada

Por

Por 

Fabiola Martínez / La Jornada

Ciudad de México, 16 de junio.- Con apoyo de la Guardia Nacional, el nuevo comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Francisco Garduño Yáñez, se propone fortalecer el control en la frontera sur, y en el área más angosta del territorio nacional.

Anunció que acotará la flexibilidad que se imprimió a la movilidad de personas al inicio del sexenio.

Garduño es cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador, con quien ha trabajado en proyectos políticos y en la administración pública desde hace dos décadas. Hasta el jueves se desempeñó como director de los penales federales.

Cuando se le pregunta si su nombramiento imprimirá, como señalan algunos grupos civiles, un carácter policial a la gestión migratoria, responde que no es malo ser policía y asegura que se le dará trato digno a los migrantes que respeten la ley y, quienes no lo hagan, serán repatriados.

Aquí un extracto de la entrevista con La Jornada.

–¿Cuál es el eje del trabajo que realizará en el INM en los próximos 90 días?, tiempo máximo acordado entre México y Estados Unidos para disminuir el flujo migratorio.

–Asumiré la responsabilidad con filosofía, no se trata sólo de ser un pragmático. Estamos tratando con seres humanos, eso es lo más importante. Las migraciones empezaron en Etiopía, África, y no van a parar.

–¿Cómo hacer compatible esta filosofía con la presión de Estados Unidos?

–Mi obligación es cumplir con la ley. Lo que no es posible es que estén ingresando al país migrantes sin control alguno. No es posible que no sepamos nombre, nacionalidad, que sigan pasando y nosotros (no tengamos) a dónde notificar algún accidente, enfermedad o a dónde los devolvemos. Entonces, tiene que haber control en la frontera.

–El presidente López Obrador dijo el viernes que hay 68 puntos de internación irregulares, ¿podrán tener el control fronterizo ante tales condiciones?

–Vamos a poner nuestro objetivo fundamental en la zona sur; hay 12 accesos fundamentales; en efecto, son muchas las entradas, pero en la zona sur, en 12 puntos ingresa casi el 86 por ciento. Estaban utilizando el Suchiate y el Usumacinta para ir hacia el Pacífico y bajarse en Salina Cruz, por lo que vamos a ampliar el operativo de la Guardia Nacional y de los agentes migratorios hasta este punto y después los estrecharemos en Oaxaca, en lo más delgado del territorio nacional. Ahí coinciden y ahí haremos otro retén, a fin de que pasen los filtros y saber a dónde están. Hay muchos niños que están pasando y tenemos que tutelar ese humanismo con ellos.

–El presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, ha expresado duras críticas al pacto firmado el viernes 7 de junio en Washington…

–Primero, mis respetos al maestro Muñoz Ledo; es un hombre de Estado, su posicionamiento (desde el Legislativo) provoca la crítica, el análisis de los actos de gobierno, y hay que considerarlo. La propia ley de migración (de México) y las leyes de los mecanismos internacionales no criminalizan la migración, entonces, se trata de faltas administrativas que hay que regular. Tenemos que combatir a la delincuencia organizada que trafica o abusa de los migrantes. La migración ya no es sólo de Centroamérica, viene desde la Patagonia, desde Brasil, y lo más preocupante es que ya es intercontinental, entonces (fue causada) por la flexibilidad que se dio en la apertura de esta migración de los hermanos latinoamericanos.

–Este año se otorgaron facilidades como un número mayor de tarjetas por razones humanitarias. Algunos consideran que esto provocó el aumento del flujo…

–Así es.

–¿Habrá algún cambio en ese punto?

–No podemos aplicar el derecho retroactivamente; tenemos que respetar lo que se dio y ahora modificar ese tipo de expediciones a fin de que no alentemos ni permitamos que las personas utilicen una tarjeta provisional de zona fronteriza para circular en todo el territorio nacional.

–¿Las tarjetas serían acotadas?

–Vamos a acotarlo a la estrategia que señala el señor canciller Marcelo Ebrard y el equipo que estamos trabajando con él, a fin de replantear.

–Con su llegada, grupos civiles advierten un endurecimiento hacia el corte policial en el control migratorio, ¿qué responde a ello?

–No es malo ser policía, como tampoco es malo ser doctor o cualquier otra profesión, siempre y cuando se ejerza con vocación y responsabilidad. Soy doctor en derecho, con maestría en derechos humanos; fui el primer secretario de derechos humanos cuando se fundó el PRD, cuando no había Comisión de Derechos Humanos en el país y había brutalidad contra los demócratas. Entonces, por mis venas corre la filosofía de los derechos humanos.

–¿En qué se enfocará en los siguientes días?

–Este sábado estaremos en el sur y trasladaremos a agentes migratorios en un avión de la Policía Federal, aproximadamente 340, para ser distribuidos en la zona fronteriza, y el domingo a 360 en la norte, para cubrir todos los espacios, adicionales a los que ahora están en los puntos. Dejaremos que la actividad corra, pero sólo hay que tener prioridad en esta acción de la entrada sin control por el sur. Y luego en la norte, si (los migrantes) quieren ser llevados a su país, así va a ser, pero aquellos que violen el derecho mexicano, tendremos que remitirlos y trasladarlos a su país.

–El viernes se dijo en Palacio Nacional que las estaciones migratorias están en situación de colapso, ¿es así?

–Está ya interviniendo la coordinación de Protección Civil para que se instalen y se reinstalen campamentos, para que se siga atendiendo a los migrantes en condiciones de dignidad.

Por ejemplo, en un espacio para 60 personas había 90, entonces de ahí nació la noticia, pero se está atendiendo. Esperemos que en los próximos días haya mejores condiciones, aunque, claro, hay migrantes que se quejan por la comida (pero) hay muchos mexicanos que no tienen esa comida.

–¿Qué van a hacer?

–Hay que poner orden, a fin de que no estén saturadas ni haya autogobierno, porque de alguna nacionalidad, cubanos, hondureños, mayoritarios, hacen autogobierno y empiezan a decidir qué hacer y protestan por todos, se escapan, se van, que porque se les da mal trato y que se quieren regresar a su país, pero no tienen la solicitud (de repatriación).

–¿Tendrán ahí apoyo de la Guardia Nacional?

–Sí, habrá alimentación digna, pero no es posible exponer los recursos del Estado mexicano para atender esta irregularidad cuando tenemos miles y miles de niños, mujeres, en todas las comunidades, a veces en condiciones de hambre.