méxico | 16 de Mayo de 2019

Se trata de “hacer ver a los jóvenes que hay formas de ser felices y que el camino de las drogas conduce al sufrimiento y a la destrucción”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto tomada de transmisión en vivo / La Jornada

Por

Por 

Enrique Méndez / La Jornada

Ciudad de México, 16 de mayo. Con objeto de revertir el incremento de consumo de drogas en los jóvenes, el gobierno federal presentó hoy la Estrategia nacional de prevención de adicciones, que, se dijo, será integral y a la que se destinarán “recursos como nunca”.

Se trata de “hacer ver a los jóvenes que hay formas de ser felices y que el camino de las drogas conduce al sufrimiento y a la destrucción”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En la estrategia participarán todas las dependencias del gobierno federal, principalmente las secretarías de Educación, Salud y Bienestar, así como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), así como los programas de becas y Jóvenes Construyendo el Futuro.

El mandatario informó que la primera aportación a la campaña surgirá del Instituto para devolver al pueblo lo robado, que el domingo 25 de mayo realizará una subasta en Los Pinos de automóviles de lujo, por los que se espera obtener casi 30 millones de pesos.

Anunció que el lunes se darán detalles del destino de “dos camionetas extravagantes” que regaló el Rey de Jordania al gobierno de México. Se precisará ese día, dijo, si se subastan o se entregan a la Guardia Nacional.

En la conferencia de hoy se informó que en el país hay 2.2 millones de consumidores de sustancias activas, de los cuales 230 mil son niños y adolescentes. Además, 15 millones de personas consumen tabaco, y de estos 700 mil son niños de entre 12 y 17 años.

Del total de la población, 71 por ciento ha probado alcohol y se explicó que la estrategia de guerra contra el narcotráfico, emprendida por el gobierno de Felipe Calderón, no abatió el consumo de drogas, que se disparó de 5.2 a 9.9 por ciento de la población.

El vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, explicó que la estrategia incluye una campaña, con el eje “El silencio no es opción”. La estrategia tiene tres componentes: educación, salud y comunicación y forma parte, argumentó, de la política de paz.

En el primer componente se buscará formar a maestros en la prevención de adicciones; dar capacitación a padres para detección, prevención y canalización, y que las escuelas se conviertan en centros de acción comunitaria de prevención e información.

Mientras que en el rubro de salud, se prevé constituir una red de atención para el tratamiento y rehabilitación, así como organizar talleres y foros.

Y en el de comunicación se incluyen cuatro etapas: escuchar, darse cuenta de la venta y consumo, dialogar y cuidarse entre todos. Se considera la producción de mensajes, que se difundirán principalmente en los tiempos oficiales.

Al preguntarle a AMLO si la estrategia incluye la despenalización del uso lúdico de la mariguana, como propuso la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, el Presidente respondió que terminar con el consumo de drogas es un proceso.

“Primero, atender las causas de la inseguridad y la violencia. Se abandonó al pueblo, se secuestró y utilizó al gobierno y se le dio la espalda a los jóvenes. ¿Cómo resolvemos un problema de origen social, si no volteamos a ver a 16 millones de jóvenes en pobreza, sin opciones, sin alternativas?”, señaló.