Baja California | 16 de Mayo de 2018

Tanto el alcalde como la arquitecta aseveraron a los vecinos que el dictamen solamente es “una herramienta” que podrán utilizar para iniciar algún proceso legal “contra quien resulte responsable” Foto Antonio Maya

Por

Por 

Antonio Maya
Tijuana, 16 de mayo. – Después de cuatro meses del deslizamiento de tierra que ocasionará la afectación de más de 161 viviendas de las cuales 96 están colapsadas en la colonia Lomas del Rubí, el ayuntamiento de la ciudad entregó a los vecinos el dictamen realizado en la zona afectada. El documento reveló que el derrumbe fue ocasionado por el movimiento de tierra en el fraccionamiento valles del Pedregal, de la constructora Grupo Melo.

Durante una reunión en las inmediaciones de la delegación de San Antonio de los Buenos, el alcalde de la ciudad Juan Manuel Gastélum Buenrostro, fue quien les confirmó a los vecinos que Melo es la responsable del deslizamiento, también les informó que a partir de ese dictamen los colonos deberán decidir las medidas legales que tomarán en contra de la constructora.

La encargada de elaborar el dictamen y darle lectura al mismo fue la directora de Administración Urbana (DAU), Magdalena García, quien afirmó que la maquinaria que se utilizó en el fraccionamiento valles del Pedregal, provocó constantes vibraciones en la zona al retirar una gran cantidad de material con cortes irregulares en la parte baja de la ladera, por lo cual ocasionó la descompensación del talud.

Durante la lectura se explicó que en el dictamen se señala que la zona de Lomas del Rubí presenta antecedentes de deslizamientos antiguos, cuyo suelo se caracteriza por no estar consolidado, por lo que registra condicionantes generales de inestabilidad con topografía accidentada, con potencial de degradación y áreas de deslizamientos en las laderas.

Asimismo García dijo que la dependencia que ella encabeza no es la encargada de determinar la responsabilidad de lo sucedido en Lomas del Rubí, sino que será la autoridad judicial la quién lo determine.

Gastélum Buenrostro mencionó que hubo una clara omisión por parte del director de obra sumándole que la empresa no acató lo que tenía que hacer en el sitio, además de que la omisión vino por parte de los peritos que no informaron lo que ahí estaba sucediendo.

Tanto el alcalde como la arquitecta aseveraron a los vecinos que el dictamen solamente es “una herramienta” que podrán utilizar para iniciar algún proceso legal “contra quien resulte responsable”, pero que eso ya será la autoridad jurídica la que lo determine, por lo tanto tendrán que ser los mismos vecinos quienes le deberán de dar seguimiento a este conflicto a través de las demandas que previamente ya han venido interponiendo.