cultura | 16 de Mayo de 2017

Guillermo Luna, de aproximadamente 20 años de edad, trabajaba en el portal electrónico de noticias VeracruzNews. Foto Especial

Por

Por 

Luz María Rivera, La Jornada

Boca del Río, 3 de mayo.- Los cuerpos sin vida de los reporteros gráficos Gabriel Huge, Guillermo Luna Varela y Esteban Rodríguez Rodríguez, así como el de la novia de uno de ellos –Irasema Becerra, secretaria en otro diario local–, fueron localizados la mañana de este viernes en el canal La Zamorana, predio de la unidad habitacional Las Vegas II, al norte de esta ciudad. Todos los cadáveres estaban desmembrados y con señales de tortura.

Dos de los fotógrafos habían sido reportados desaparecidos desde la tarde del pasado martes, cuando compañeros de trabajo y familiares no pudieron comunicarse con ellos ni los hallaron en sus domicilios. En un boletín emitido al mediodía por la Dirección de Comunicación Social del gobierno del estado, se confirmó que la Policía Naval localizó los restos de Luna Varela y Huge en el interior de bolsas de plástico color negro. En ese momento se dijo que los otros dos cadáveres no estaban identificados.

La dependencia indicó que los cuerpos estaban desmembrados y con señales de tortura, y que, por las características del crimen, se presume la participación de la delincuencia organizada en la comisión de estos homicidios, por lo cual se solicitará a la Procuraduría General de la República (PGR) la atracción del caso.

Gabriel Huge Córdoba, de 37 años, se desempeñó hasta agosto del año pasado como reportero gráfico de Notiver y actualmente colaboraba con información policiaca para una estación de radio, La Max, en la cuenca del Papaloapan. Guillermo Luna, de aproximadamente 20 años de edad, trabajaba actualmente en el portal electrónico de noticias VeracruzNews.

Esteban Rodríguez Rodríguez, de 30 años, fue camarógrafo de Tv-Azteca local y fotorreportero del matutino AZ, del cual salió –afirman sus directivos– desde el año pasado. Rodríguez no tenía trabajo porque después de los asesinatos del columnista Miguel Ángel López Velasco y su familia, y de la reportera Yolanda Ordaz, los medios locales decidieron reducir y en algunos casos eliminar las secciones de nota roja. La versión oficial es que el joven trabajaba como soldador en un taller mecánico.

Cadena de crímenes

Según versiones extraoficiales, los tres jóvenes desaparecieron el pasado martes en la zona de mercados de Veracruz, donde fueron vistos juntos alrededor de las 16 horas.

La procuraduría estatal también identificó el cuerpo de la joven Irasema Becerra, de 29 años, quien laboraba en el departamento de ventas del diario El Dictamen, decano de la prensa nacional, y era novia de uno de los fotógrafos.

Estos asesinatos se dan luego de la muerte de Regina Martínez, corresponsal en Veracruz de la revista Proceso, asesinada en su casa de Jalapa el pasado sábado, y pocas semanas antes de cumplirse un año del homicidio –también en su domicilio– de Miguel Ángel López Velasco, columnista de Notiver, así como de su esposa, Agustina Solana, y su hijo Misael López Solana, de 22 años de edad y fotorreportero del mismo periódico. Asimismo, a la reportera policiaca de Notiver, Yolanda Ordaz, la asesinaron un mes después. A Milo Vela –como se firmaba en su columna diaria López Velasco– y a su familia los asesinó un comando armado la madrugada del lunes 20 de junio de 2011.

Por su parte, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, lamentó y condenó los asesinatos de los tres reporteros gráficos y de la joven Irasema Becerra y expresó: En nombre del gobierno de Veracruz, lamento profundamente estos asesinatos; repudiamos estas atrocidades que lastiman a todos los veracruzanos.

El mandatario estatal se trasladó a esta ciudad conurbada con Veracruz para sostener una reunión con el secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, y con el procurador general de Justicia, Felipe Amadeo Flores Espinosa, quienes dan seguimiento al caso. Duarte afirmó que refrenda su compromiso absoluto e indeclinable con la seguridad y el estado de derecho. Precisó que habló vía telefónica con el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, quien le reiteró la disposición del gobierno federal de seguir trabajando por la tranquilidad de Veracruz y de México.

El gobernador Duarte de Ochoa confirmó que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) solicitará a la General de la República la atracción del caso, en virtud de las características de estos crímenes.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?