deportes | 16 de Mayo de 2017

Daniel Martínez Bazaldúa desapareció y su cadáver mutilado fue encontrado junto al de Julián Alejandro Zamora Gracia, de 23 años, alumno de ingeniería plástica en la Universidad Autónoma del Noreste (UANE), en una empresa del municipio conurbado de Ramos Arizpe.s. Foto

Por

Por 

La Jornada

Ciudad de México, 26 de abril de 2013.- El diario Vanguardia de Saltillo, Coahuila, exigió a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) demostrar que el fotógrafo Daniel Alejandro Martínez Bazaldúa, de 22 años, asesinado la madrugada del miércoles, tenía vínculos con el crimen organizado, como la dependencia lo dejó entrever en un comunicado.

Martínez Bazaldúa desapareció la tarde del martes y su cadáver fue encontrado junto al de Julián Alejandro Zamora Gracia, de 23 años, alumno de ingeniería plástica en la Universidad Autónoma del Noreste (UANE), en una empresa del municipio conurbado de Ramos Arizpe. Los cuerpos estaban mutilados.

La PGJE informó que el hallazgo de los cadáveres fue alrededor de las 2 horas del miércoles en la esquina de Arco Suizo y Alejandrina, colonia Miravalle, en el sur de Saltillo, y advirtió que en el mismo sitio aparecieron carteles donde se involucra a los fallecidos con el crimen organizado.

Junto a los cuerpos había dos mensajes que hacen alusión directa a que ambas personas habían pertenecido y desertado a una organización criminal, señaló la dependencia en el comunicado difundido la noche del miércoles.

En su nota principal de este jueves, Vanguardia reprobó que, sin investigación ni pruebas de por medio, el gobierno de Coahuila ya los señaló desde anoche como miembros del crimen organizado.

Dijo que en el documento de anoche la PGJE interpreta irresponsablemente los cartelones, afirmando que ambos hacen ‘alusión directa’ a que las víctimas habían sido miembros y desertaron del crimen organizado”.

Por la tarde de este jueves, el titular de la PGJE, Homero Ramos Gloria, dijo en conferencia de prensa que, además del cartel, tiene declaraciones ministeriales en las que se comprueba la relación de los ahora occisos con el crimen organizado.

“Dejaron dos mensajes relativos a un grupo delincuencial que se autodenomina Z, en el cual hacen alusión a la participación de estas personas, que ya han sido plenamente identificadas a ese grupo delincuencial y que los denominan como ‘chapulines’, como gente que se había salido de la participación de ese grupo en particular”, detalló el funcionario.

–¿Quién da positivo al examen toxicológico?

–No lo tengo en este momento, pero uno de los dos.

–¿Los dos estaban involucrados con el crimen organizado?

–Las investigaciones así lo denotan, el involucramiento por declaraciones ministeriales que obran en el expediente. Uno de ellos tenía antecedente de acompañamiento en vehículo con robo.

El periódico El Diario de Coahuila, publicó este jueves que la delegada regional de la PGJE, Claudia Brondo, se enteró del hallazgo de los cuerpos antes de que éstos aparecieran. El matutino señaló que la funcionaria, en repetidas ocasiones, llamo a los policías para informarles que en la esquina del bulevar Diamante y las calles Alejandrina y Arco Suizo, de la colonia Miravalle, había dos cadáveres, pero cuando los agentes llegaron no encontraron nada y se retiraron. Más tarde, vecinos del sector avisaron al sistema de emergencias 066 sobre los dos cuerpos abandonados en el sitio donde había dicho la funcionaria.

Sondeo

¿Es suficiente el retiro de concesiones de taxis amarillos ante los actos de violencia de sus choferes?