diputados federales | 16 de Abril de 2019

“El Congreso agotará todas las vías de diálogo y negociación necesarias para tener cuanto antes una legislación que no sólo corrija los errores cometidos, sino que dignifique a cada uno de los actores que intervienen en los procesos educativos”, dijo el coordinador de Morena en el Senado. Foto Carlos Ramos Mamahua / archivo La Jornada

Por

Por 

Redacción

Ciudad de México, 16 de abril.- Lo dicho. Se trata de lineamientos. Sí, de lineamientos claros para continuar con la operación de la enseñanza pública, en tanto las partes no alcancen un entendimiento sobre los cambios constitucionales requeridos para una educación de calidad.  

El memorándum firmado por el presidente de México responde al compromiso de la Cuarta Transformación en priorizar el derecho a la educación de las y los mexicanos. Así lo considera el coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila.

En una frase, busca acabar con el régimen de terror que instauró la reforma educativa impulsada en 2012 por el partido en el poder y sus aliados políticos.

Para el líder de la bancada morenista, la apuesta es por los derechos humanos, por el diálogo, por las instituciones democráticas y por el Estado de derecho. Que no haya duda de que los Poderes Ejecutivo y Legislativo estarán a la altura de este compromiso.

De tal suerte que, aseguró el senador de Morena, el Congreso agotará todas las vías de negociación para tener en breve una ley justa en materia educativa, como respuesta al compromiso de la Cuarta Transformación que prioriza el derecho de las y los mexicanos a la educación.

Monreal Ávila aseveró que no hay contraposición entre las medidas administrativas inmediatas que tomará el Ejecutivo federal —en uso de sus facultades y atribuciones—, con el proceso de consulta y diálogo legislativo que está en curso en las cámaras del Congreso.

“Las y los senadores de Morena escuchamos y coincidimos con el presidente en la urgencia de revocar los efectos perniciosos de la reforma educativa, por lo que el Congreso agotará todas las vías de diálogo y negociación necesarias para tener cuanto antes una legislación que no sólo corrija los errores cometidos, sino que dignifique a cada uno de los actores que intervienen en los procesos educativos: madres y padres de familia, directivos, docentes y, sobre todo, niñas, niños y jóvenes de nuestro país.

“En este sentido, como es del dominio público, se han llevado a cabo procesos de consulta y diálogo entre docentes, autoridades educativas, padres y madres de familia y legisladores, para diseñar un nuevo marco legislativo que cuente con la mayor legitimidad y consenso posibles”.

“Nuestro compromiso es que este proceso siga su curso en las Cámaras, donde atenderemos los planteamientos expresados en el memorándum firmado el día de hoy, junto con los formulados por otros actores participantes”.

Como cada uno de los servidores públicos que emanan del Movimiento de Regeneración Nacional, Monreal Ávila expuso: “tenemos muy claro que nuestro deber es la salvaguarda del Estado de derecho y la observancia categórica de la Constitución, y que las reacciones de los opositores sólo pretenden eludir su responsabilidad en el fracaso de sus gobiernos y su política educativa”.

Pese a ello, manifestó, es tiempo de dejar de mirar hacia el pasado, y construir los acuerdos que deriven en una reforma que materialice la educación que merecen las y los mexicanos, sin que en ello se comprometan los derechos y libertades del magisterio nacional.

“Nuestra apuesta es por los derechos humanos, por el diálogo, por las instituciones democráticas y por el Estado de derecho. Que no haya duda de que los Poderes Ejecutivo y Legislativo estarán a la altura de este compromiso”.