méxico | 16 de Marzo de 2018

Ante la presencia policiaca los individuos huyeron a pie y para intentar recuperar el vehículo incitaron a la población de la región -con quien tienen simpatía- a que se amotinara y no permitiera el decomiso de mercancía. Foto Eirinet Gómez / La Jornada

Por

Por 

Eirinet Gómez / La Jornada

Xalapa, Ver., 16 de marzo.- Un hombre muerto y diez policías heridos es el saldo de un conflicto entre personal de la Fuerza Civil y habitantes de la comunidad de Rancho Viejo, municipio de Acultzingo, Veracruz, derivado de que los elementos policiacos aseguraron una camioneta Ford Edge con reporte de robo y mercancía robada.

Ante la presencia policiaca los individuos que se trasladaban en la unidad se dieron a la fuga, dejando el vehículo abandonado. Para intentar recuperarlo, incitaron a la población de la región -con quienes tienen simpatía- para amotinarse y no permitir el decomiso de mercancía.

Al llegar al sitio donde se encontraba la unidad con mercancía robada, los pobladores desmontaron una llanta de la camioneta para evitar que esta fuera remolcada.

Ante la gran cantidad de habitantes que se amotinaron en el lugar, los elementos policiacos se rindieron ante la población, y desistieron de usar sus armas.

Posteriormente, el grupo de personas condujo a los efectivos hasta la cabecera municipal de Acultzingo.

Hasta el lugar donde fueron conducidos los policías, arribaron presuntos delincuentes a bordo de una camioneta tipo pickup, color blanco, quienes dispararon en contra de los policías y de las patrullas.

Como consecuencia de este ataque, un civil falleció, otro está lesionado y dos patrullas de la Fuerza Civil resultaron con impactos de bala.

Tras el ataque, los efectivos iniciaron la persecución de los agresores. Y fue durante esta persecución que una patrulla colisionó con una camioneta que transportaba productos agrícolas, dando lugar a que 10 elementos policiacos resultaran policontundidos.

Esta no es la primera vez que la policía estatal realiza un decomiso de mercancía robada, y que los presuntos delincuentes enfrentan a la autoridad para intentar recuperarla.

En marzo de 2017, un grupo de personas armadas trató de rescatar un vehículo con combustible decomisado por las autoridades.

En el kilómetro 260 de la autopista Puebla-Córdoba, a 30 kilómetros de Tetelzingo, el Grupo de Coordinación Veracruz incautó de un camión Freightliner con caja refrigerada, cargado con alrededor de 14 mil litros de hidrocarburos.

El vehículo fue llevado a las instalaciones de la Policía Federal en Orizaba, y horas después, arribaron alrededor de 50 personas con pistolas y machetes para recuperar la unidad.

Los agresores intentaron apoderarse de las instalaciones e hicieron un par de disparos. Elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, Marina, Policía Federal y corporaciones locales repelieron la agresión.

Tras un enfrentamiento, detuvieron a 11 personas; decomisaron un arma de fuego, varios machetes y cuatro vehículos.

Luego de esta confrontación, el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, admitió que la venta ilegal de gasolina está arraigada en Tetelzingo. “Desafortunadamente varias comunidades están vinculadas al robo de combustible, y es toda una cadena: unos roban, otros distribuyen y otros compran”.