mundo | 16 de Febrero de 2019

Aseguran que extranjeros indocumentados que han tenido un papel destacado en la organización de sus compañeros son señalados para después ordenar su detención y expulsión del país, como ya ha ocurrido al menos en ocho ocasiones en diversas partes del país, como Querétaro y San Luis Potosí. Foto Alfredo Domínguez / archivo La Jornada

Por

Por 

Fernando Camacho Servín / La Jornada

Ciudad de México, 16 de febrero.- La detención de indocumentados y de los activistas que los acompañan no se debe a la comisión de “conductas inapropiadas” o a violaciones a la ley de cultura cívica, como afirman las autoridades capitalinas, sino a una política de criminalización que ejercen dependencias como el Instituto Nacional de Migraciíon para facilitar su deportación.

Así lo indicó Cristóbal Sánchez, unas de las personas que fueron detenidas y golpeadas la tarde del viernes por elementos de la Policía capitalina, cuando se encontraban en las inmediaciones del albergue instalado en el estadio “Jesús Martínez ‘Palillo’”.

En entrevista con La Jornada, el integrante de la organización Pueblos Sin Fronteras explicó que se encontraba conversando con un grupo de migrantes y de activistas, cerca de la Puerta 6 de Ciudad Deportiva, cuando un grupo de policías lo agredió y detuvo a él y al migrante hondureño Denis Omar Contreras, sin dar mayores explicaciones ni mostrar una orden de aprehensión.

Tras su detención, afirmó, ambos fueron trasladados a la Fiscalía Desconcentrada de Investigación de la Alcaldía Iztacalco, donde poco después él fue puesto en libertad, al no habérsele fincado ningún cargo, pero Contreras permaneció bajo arresto.

A las afueras del recinto judicial, añadió, hay elementos y vehículos del Instituto Nacional de Migración, lo cual dejaría ver la intención de deportar al migrante hondureño.

El activista acusó al coordinador del albergue, Nahum Rodríguez, de “señalar” a los migrantes indocumentados que han tenido un papel destacado en la organización de sus compañeros, para después ordenar su detención y deportación, como ya ha ocurrido al menos en ocho ocasiones en diversas partes del territorio nacional, como Querétaro y San Luis Potosí.

Según Sánchez, varios migrantes decidieron dormir en estos días en la calle para esperar a otro grupo de compañeros a los cuales ya no se les permitió seguir quedándose en el refugio habilitado en Ciudad Deportiva, lo cual motivó los señalamientos de que estaban realizando conductas inapropiadas.

Los migrantes instalados en el albergue “no estaban infringiendo ninguna ley. Los están criminalizando, los señalan de fumar u orinarse para después deportarlos. Lo que quieren es que no se organicen, no se movilicen y no hagan caravanas, porque (las autoridades mexicanas) se sienten regañadas por las políticas de Donald Trump”, aseguró.

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: