cultura | 15 de Diciembre de 2018

La funcionaria informó que su equipo de colaboradores tendrá una reducción de más de 50 por ciento en su salario, pero se mantendrán sin recorte los ingresos de los mandos medios y se incrementarán los salarios de los que menos ganen. Foto Humberto González / La Jornada

Por

Por 

Laura Poy Solano / La Jornada

Ciudad de México, 15 de diciembre.- Con un llamado a la comunidad científica a ser "generosos con esta nación" y reflexionar si es posible que realicen su labor "con un poquito más de modestia y humildad", la directora general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Elena Álvarez-Buylla Roces, afirmó que "nos vamos a regir por lo que es justo y por el principio de austeridad republicana".

En entrevista con La Jornada, informó que su equipo de colaboradores tendrá una reducción de más de 50 por ciento en su salario, pero se mantendrán sin recorte los ingresos de los mandos medios y se incrementarán los salarios de los que menos ganen, según lo dictado por el Ejecutivo federal.

Entre los destacados científicos que la acompañan en su gestión se incluye a Ana María Cetto Kramis, experta en física cuántica, quien encabezará la Dirección de Cooperación Internacional; María del Carmen de la Peza Casares, filósofa y especialista en comunicación y ciencias sociales, a cargo de la Dirección Adjunta de Desarrollo Científico; y Rafael Bojalil Parra, destacado en el campo de la inmunología, será titular de la Dirección Adjunta de Planeación y Evaluación.

Ciencia de frontera
Al detallar su plan para transformar la política científica, subrayó que se atenderán los problemas nacionales más urgentes, se fomentará la ciencia de frontera en todos los campos del saber, lo que incluye ciencias sociales y las humanidades, y se generarán nuevas estrategias en la formación de recursos humanos altamente especializados a fin de que "no tengan que irse y los que están fuera puedan regresar algo de lo mucho que México les aportó".

En su diagnóstico del Conacyt, Álvarez-Buylla, experta en genética molecular -con relevantes aportaciones en el estudio de la ecología evolutiva del desarrollo-, destaca que "encontramos una institución muy desarticulada de lo que deberían ser las prioridades sustantivas en un país como México".

Impulsar al talento local
Por ello, afirma, se busca una "renovación de raíz" en el consejo que permita organizar y articular las capacidades científicas, tecnológicas, humanísticas que tenemos, además de propiciar, con una visión de corto y mediano plazos, una política de formación de nuevos investigadores y de su retención en el país, en torno a dos prioridades fundamentales.

Fundadora de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y galardonada con el Premio Nacional de Ciencias 2017 en el campo de las Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales, asegura que desde el consejo se buscará alcanzar una solvencia científica, tecnológica y humanística que permita tener una "cuarta transformación con futuro y de largo plazo en lo ambiental, ético y humanístico".

Transformación a fondo
En lo administrativo, el Conacyt -que tras la aprobación respectiva en el Congreso de la Unión, se denominará Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías- enfrentará una profunda transformación, que incluye la desaparición de dos direcciones adjuntas.

Tenemos que funcionar de forma más eficiente en lo administrativo y en lo operativo, aseguró Álvarez-Buylla, quien reconoció que no habrá incremento de recursos públicos para el 2019, pues "hay que demostrar que podemos hacer más con lo mismo, y si toca una pequeña reducción, pues tendremos que hacer lo mismo con menos, pero estamos comprometidos con la política de austeridad republicana y vamos a ahorrar en todo lo que se pueda".

Entre las acciones que se emprenderán está la cancelación de servicios subcontratados a empresas, pues dichas tareas serán reasumidas por el consejo, así como la suspensión de la renta de vehículos, pues destacó que "eran casi 20 los que se tenían contratados".

Si consideramos lo operativo, afirma, llegamos a un "edificio, un cascarón, que es excesivo. Me hubiera gustado llegar a un Conacyt más modesto, más cerca al piso para estar bien enraizados", por lo que no descarta analizar alternativas que le permitan ahorrar para "no pagar cerca de 50 millones de renta al año por este inmueble, pero es algo que iremos viendo con el tiempo".

La reorganización administrativa del Conacyt incluye reducir de seis a cuatro las direcciones generales adjuntas. Una de ellas para el desarrollo científico y de la formación de nuevos investigadores, a cargo de Peza Casares; y otra que se encargará del desarrollo tecnológico y la vinculación, pero con cambio importante, porque no sólo será ligada con el sector privado, sino el público y el social, por lo que habrá solo dos direcciones sustantivas.

Además, se crearán dos direcciones, que serán transversales en el consejo, para atender la planeación, evaluación y seguimiento y otras de cooperación internacional, con la que se buscará modificar la política pública de vinculación científica con el mundo, a fin de fortalecer nuestra soberanía y los temas que son prioritarios para el país.

Serán dos los ejes centrales, dijo, los que impulsará el consejo, por un lado la ciencia de frontera, pero también la atención de los problemas estratégicos del país, entre ellos el de garantizar la soberanía y el manejo sustentable del agua; el manejo de la basura, en particular los desechos tóxicos; problemas de salud en diversos sectores de la población; generación de violencias estructurales y la caracterización de los riesgos de bioseguridad y preservación de los ecosistemas, entre otros.

Mejorarán el eje nacional
En cuanto a la descentralización del Conacyt, reconoció que "no entramos en esta primera etapa en la que otras secretarías han comenzado su proceso, pero se analizará paso a paso", y destacó que se crearán seis direcciones regionales en el país para coordinar los esfuerzos de los 27 Centros Públicos de Investigación, independientes de la sede de las oficinas centrales, con lo que espera que un futura descentralización sea transparente para esta entidad de política científica.