méxico | 15 de Octubre de 2019

"El pueblo pone y el pueblo quita". Foto María Luisa Severiano / La Jornada

Por

Por 

Andrea Becerril y Víctor Ballinas / La Jornada

Ciudad de México, 15 de octubre.- Morena, en el Senado, logró los votos del PRI, MC y PRD para aprobar en lo general y con cambios de fondo la minuta de revocación de mandato, una reforma a nueve artículos de la Constitución que, a diferencia del proyecto remitido por los diputados establece que este instrumento, por el que se podrá remover al presidente de la República, debe ser convocado por los ciudadanos, no por el Ejecutivo, además no podrá coincidir con ningún proceso electoral y deberá ser organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

La minuta fue aprobada en lo general, con 98 votos a favor, 22 en contra y una abstención. El PAN se quedó solo y fue el único grupo que no la aprobó, pese a los cambios de fondo, con lo que se enmendó la plana a los diputados.

Acción Nacional insistió en que la reforma va encaminada a la reelección del presidente Andrés Manuel López Obrador, afirmación que fue desmentida desde el pleno por los coordinadores de Morena, PRI, MC. PT, PVEM, PES Y PRD.

En tribuna, el coordinador Ricardo Monreal resaltó que Morena aceptó cambios torales propuestos por la oposición, a fin de que se aprobara una reforma de gran calado, un instrumento clave para el futuro del país, que da paso, desde la Carta Magna, a un viejo reclamo ciudadano para poder remover a los gobernantes cuando dejan de cumplir.

Igualmente, el coordinador del PRI, Miguel Angel Osorio Chong, reconoció que detrás del acuerdo estuvo “la buena política”, la que escucha, debate y acuerda.

La revocación de mandato, resaltó, debe mantenerse fiel a su espíritu y no caer en la tentación de utilizarla para terminar un mandato de forma anticipada o para extender su duración más allá de las reglas establecidas; debe ser solución y no problema, para brindar salidas institucionales ante escenarios extremos donde exista una crisis de legitimidad”.

Los coordinadores de MC, Dante Delgado, del PVEM, Manuel Velasco y el perredista Miguel Ángel Mancera, recalcaron que en forma alguna es una reforma que pase de la revocación a la ratificación y luego a la reelección del presidente de la República.

Al presentar el dictamen, el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Eduardo Ramírez Aguilar, manifestó que con esta reforma, que llegó para quedarse, se impulsará la democracia participativa y cambiará el sistema político mexicano.

“Se acabaron aquellos momentos en los que los ciudadanos, hartos de un gobernante, tenían que esperar nuevamente un proceso electoral para renovar sus esperanzas. Ahora, agregó, “el pueblo pone y el pueblo quita”.

El coordinador Monreal sostuvo que el Senado fortaleció las facultades de control sobre el Ejecutivo y el Judicial, ya que se estableció que de ser revocado el presidente de la República, quien ocupará su lugar no será el secretario de Gobernación, como se establecía en la minuta remitida por la Cámara de Diputados, sino, de forma provisional, el titular de la Cámara de Diputados, que en 30 días debe convocar a una elección, para que el nuevo Ejecutivo concluya el período constitucional del mandatario destituido.

Asimismo, dijo, se incluyó también que los gobernadores podrán ser revocados a la mitad de su mandato, a través de consultas regionales. Frente a la decisión de las otras siete fuerzas políticas, el PAN a través de su coordinador, Mauricio Kuri, sostuvo que votaron en contra “porque no creemos” en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.