Baja California | 15 de Octubre de 2015

Sylvia Irene Schmelkes, consejera presidente del INEE, dijo que se acabó el comercio de plazas y el favoritismo para acceder a un puesto directivo.
Sylvia Irene Schmelkes, consejera presidente del INEE, dijo que se acabó el comercio de plazas y el favoritismo para acceder a un puesto directivo. Foto Hamlet Alcántara

Por

Por 

Hamlet Alcántara

Playas de Rosarito, 15 de octubre.- La evaluación de los maestros es una herramienta de mejora continua, pero quienes no se sometan a ella podrían perder su empleo, porque la ley es muy clara en ese sentido, señaló Sylvia Irene Schmelkes del Valle, consejera presidente del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

La consejera presidente del INEE, quien participó en el foro “Construyendo un Sistema Educativo de Calidad”, con una ponencia sobre “Profesionalización docente y la calidad de la educación”, rechazó que la evaluación que se realiza a docentes en el país busque quitarles el empleo; sin embargo, reiteró que quienes se nieguen a ser evaluados pueden perder su trabajo.

La también investigadora en educación resaltó que hasta la fecha ningún docente evaluado ha perdido su trabajo e incluso todavía no se puede hablar de consecuencias mientras no se concluya con las cuatro etapas que marca esta evaluación.

Sylvia Schmelkes dijo que el plazo para cumplir con las dos primeras etapas de la evaluación concluye el 31 de octubre y las dos restantes serán hasta el 14 y 15 de noviembre para educación básica y hasta el 5 de diciembre para docentes de educación media superior.

Reconoció que lo que se puede perder es la estancia de los maestros frente a grupo, pero para que eso suceda los profesores primero tendrían que resultar insuficientes en 3 evaluaciones y fracasar en el mismo número de procesos intermedios de formación.

La consejera presidenta consideró que los maestros que están contra de la evaluación no han sido bien informados, "porque el espíritu de esta evaluación es aportar elementos de mejora continua y la finalidad nunca ha sido despedirlos".

Por tal motivo, los 150 mil docentes del país tienen que completar las cuatro etapas de la evaluación, porque la ley es muy clara en ese sentido, insistió Schmelkes del Valle.

Señaló que con la reforma educativa se ha avanzado porque ya se acabaron los favoritismos, la compra y herencia de plazas y ahora los nuevos maestros consiguen su trabajo bajo concurso y una promoción de la misma forma, lo que garantiza mayor calidad en su desempeño.