méxico | 15 de Agosto de 2017

Exterior del edificio de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila, en Saltillo Foto Google Maps

Por

Por 

Leopoldo Ramos, corresponsal

Saltillo, 15 de agosto.- Personal médico de la Subprocuraduría Estatal para la Investigación y Búsqueda de Personas no Localizadas en Coahuila empezó a tomar muestras de sangre a familiares de desaparecidos.

José Ángel Herrera, titular de la dependencia, informó que esta semana se obtendrán muestras de ADN para compararlas con las de cuerpos no identificados.

En Coahuila se ha reportado la desaparición de mil 890 personas y hay 458 cadáveres no identificados en la fosa común.

El funcionario detalló que las muestras se procesarán en el laboratorio de la División Científica de la Policía Federal (PF); los perfiles de ADN se integrarán a la base de datos de esa corporación y de las procuradurías General de la República (PGR) y de Justicia del Estado.

Posteriormente, agregó, se buscarán coincidencias con las bases de datos federal y de algunos estados a partir de las muestras tomadas de huesos y otros restos de cadáveres no identificados.

La toma de las muestras y su cotejo con los 30 mil perfiles genéticos que tiene la PGR, procedentes de Sinaloa, San Luis Potosí, Veracruz, Tamaulipas y Coahuila, tomará entre 45 y 50 días, detalló.

Herrera destacó la importancia de que los familiares de personas desaparecidas acudan a entregar muestras de sangre, pues, por ejemplo, de los 458 cuerpos que están en la fosa común, se tienen perfiles genéticos de 109.

Las muestras de ADN también se recaban en Veracruz, Tamaulipas y otras entidades, pero los resultados han sido limitados, en parte por la renuencia de familiares a colaborar. No acuden a los hospitales por temor, expuso el inspector general de la División Científica de la PF, Ariel Badillo Lozano, quien también participa en la campaña.

En Veracruz y Tamaulipas se recogieron mil 300 muestras en cada estado; en Sinaloa aproximadamente 800 y 300 en San Luis Potosí. Depende del número de desaparecidos que hay en cada lugar, apuntó.

La gente no viene, creemos, por miedo a ser víctima de la misma delincuencia, subrayó Badillo Lozano.

A nosotros no nos interesa realmente si hay denuncia; lo que nos importa en este trabajo como Policía Federal es localizar a los desaparecidos. Aunque no hayan denunciado pueden venir a tomarse la muestra, puntualizó.

Indicó que la intención de las autoridades es elaborar una base nacional de datos genéticos, pues se han encontrado coincidencias entre personas cuyo secuestro fue reportado en una entidad y las muestras recabadas en otra.

La obtención de datos genéticos la inició el gobierno federal en mayo pasado y desde entonces entre Veracruz y Tamaulipas se han encontrado compatibilidades con base en este programa, Calculo que son como 40 casos, concluyó el inspector general de la División Científica de la PF.