Baja California | 15 de Julio de 2019

Manuel Marín Salazar afirmó que hasta este lunes el promedio diario de personas que cruzan la garita El Chaparral, en Tijuana, en calidad de retornadas o deportadas es de entre 80 y 90, y de 70 a 80 por Mexicali. Foto Ángel Ramírez

Por

Por 

Ángel Ramírez

Tijuana, 15 de julio.- En Baja California no ha aumentado el número de personas retornadas o deportadas pese a las redadas contra indocumentados que desde ayer realiza el gobierno de Estados Unidos, incluso, la cantidad es 40 por ciento menor que en los años 2013-2014, aseguró el nuevo titular de la oficina del Instituto Nacional de Migración (INM) en Baja California, Manuel Marín Salazar.

Hasta este lunes, el promedio diario de personas que cruzan por la garita El Chaparral en Tijuana en calidad de retornadas o deportadas es de entre 80 y 90, y de 70 a 80 por Mexicali, informó el funcionario federal quien asumió el cargo luego de que el pasado miércoles renunciara su antecesor, Rodulfo Figueroa Pacheco.

Dijo que recibió una oficina en buenas condiciones pero con mucho trabajo pendiente debido a las redadas que realiza el departamento de migración estadunidense así como papeleo rezagado sobre los centroamericanos que se encuentra en la ciudad a la espera de su cita programada con un juez de del país vecino, para solicitar asilo.

Marín Salazar afirmó que personal del INM ha estado acudiendo a los centros de apoyo donde se encuentran las personas deportadas para llevarles alimento, apoyos para que hagan llamadas telefónicas a sus familiares y hasta la posibilidad de ayudarles para que regresen a sus estados de origen.

Mencionó que en Baja California existen 27 albergues aún con capacidad para seguir recibiendo a connacionales y extranjeros que sean regresado desde Estados Unidos y mencionó que en una semana o semana y media tendrán datos concretos de un espacio con capacidad de hasta 3 mil personas, sin embargo, aunque el INM ha participado en las mesas de trabajo sobre mencionado lugar, dijo que su personal no estará a cargo, sino directamente del Gobierno Federal.

El delegado del Instituto Nacional de Migración aseguró que los extranjeros recibirán un permiso para que puedan trabajar en el estado en tanto llegue la fecha de su cita con algún juez estadunidense.