Baja California | 15 de Junio de 2015

Cierres de campaña de los candidatos a diputados por el 3er. Distrito Electoral, por el PAN, Wenceslao Martínez. Foto Edgar Lima

Por

Por 

Mireya Cuéllar

Tijuana, 15 de junio.- Si bien la tendencia del voto panista es decreciente (en 2006 alcanzó 33.39 por ciento en todo el país y este año apenas 21 por ciento, y pasó de 206 diputados a 108), la península de Baja California se convirtió el pasado 7 de junio en su bastión. En Baja California Sur se quedó con todo: la gubernatura, las presidencias municipales y las diputaciones locales –con excepción de una– y federales (dos), y en Baja California arrasó con las ocho diputaciones federales que se disputaron (hace tres años ganó sólo una), en unos comicios marcados por el abstencionismo, pues apenas 29. 5 por ciento de los empadronados fueron a las urnas. De dos millones 361 mil 747 electores, sólo 697 mil se acercaron a las urnas.

En Baja California, investigadores, líderes empresariales y los propios panistas se sorprendieron con los resultados, aunque desde hace 25 años la gubernatura está en manos del blanquiazul. El dirigente estatal del Partido Acción Nacional (PAN), José Luis Ovando, informó que los dirigentes municipales hicieron una quiniela y pensaban que sólo obtendrían cuatro diputaciones. Una encuesta ordenada por la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en marzo pasado indicaba que las posibilidades del tricolor eran mínimas, pero apostaron a que remontarían durante la campaña. La dirigente estatal priísta, Nancy Sanchéz, señaló que su partido necesita una purga porque muchos de sus compañeros se quedaron en casa el día de la elección.

Durante la campaña, los candidatos del PRI tuvieron dos factores en contra: la división interna y la aprobación del incremento del impuesto al valor agregado de 11 a 16 por ciento en la frontera. Los actuales diputados federales que levantaron el dedo fueron declarados no gratos en la entidad y sus caras colocadas en grandes espectaculares que llamaban a la población a repudiarlos. Chris López, legislador priísta por el sexto distrito, quien defendió la medida, tuvo que salir de la escena pública local porque era confrontado en los restaurantes de Tijuana.

Serán cuatro mujeres y cuatro varones del PAN los que lleguen a San Lázaro, entre ellos la boxeadora Jacky Nava, quien ganó el distrito 8 a una dirigente de colonias de mucho arraigo priísta, Rosana Soto; María Luisa Sánchez, ex regidora de Tijuana, y la ex secretaria de Educación del estado Rosario Rodríguez. También estará en la bancada panista Jorge Ramos, ex alcalde de Tijuana.

La gran sorpresa en esta elección fue el partido Morena, que consiguió 12. 86 por ciento de los votos (89 mil 728), frente a 3.78 por ciento que alcanzó el PRD (26 mil 423 sufragios), y se convirtió en la tercera fuerza electoral del estado.