Baja California | 15 de Mayo de 2019

Desde la expedición del decreto presidencial no ha existido cambio, afirmó Cárdenas. Foto Ángel Ramírez

Por

Por 

Ángel Ramírez

Tijuana, 15 de mayo.- “Una Zona Libre implica que no haya impuestos al comercio exterior, situación que sigue prevaleciendo. No podemos llamarle Zona Libre a algo que no es”, aseveró el vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, Adi Cárdenas.

Los beneficios del decreto, añadió, están más orientados hacia temas fiscales, como el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y Sobre la Renta (ISR).

Parte de las exclusiones del precepto de Zona Libre son las importaciones, y éstas siguen tasadas al 16 por ciento. Por ello, consideró, se debe ampliar la utilidad de la disposición cuestionada.

Reconoció que el gobierno federal está trabajando para ampliar los beneficios en el comercio exterior, sin embargo, en este momento sólo se trata de un proyecto.

A partir de la expedición del decreto presidencial, agregó, no ha existido ningún cambio; al contrario, se ha tenido que buscar la forma de contrarrestar el aumento del salario mínimo al doble.

Dijo visualizar la razón para mantener el IVA en materia de importación: “puede llegar a ser muy complicado que ingrese un bien a territorio nacional, se pague un IVA diferenciado y que posteriormente ese producto pueda ser reexpedido y enviado a territorio nacional, tasado al 16%”. Aseguró que su organización va por el control y el cómo mantener el beneficio en la frontera.

La presidente de Agentes Aduanales de Tijuana y Tecate, Ana Bertha Sánchez, en su oportunidad, consideró que el único beneficiado con la reducción del IVA al 8% son los habitantes de las zonas fronterizas y no el comercio de importación.

“Si algún comerciante al menudeo desea adquirir productos importados, deberá pagar el IVA al 16% y ofertarlos al 8% según el producto que adquiera”, precisó.

Dijo no encontrar beneficios en materia aduanal al decreto expedido por el presidente de la República, aunque reconoció que existen otras normas aplicadas al comercio, para amortiguar los impuestos como el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS).