méxico | 15 de Abril de 2018

Tras varios intentos por abordar los vagones en Lechería, los migrantes centroamericanos lograron subir a un carguero entre restos de vidrio y metal, para dirigirse al norte del país Foto Silvia Chávez

Por

Por 

Silvia Chávez González / La Jornada

Tultitlán, Méx. 15 de abril.- Aproximadamente medio millar de integrantes de la caravana Viacrucis Migrante –que la noche del viernes llegó a esta localidad– partieron este sábado en un tren de Ferromex cargado de chatarra rumbo al norte del país.

Familias enteras con varios de sus integrantes enfermos, lograron treparse a los vagones y acomodarse entre pedazos de vidrio y metal; tras permanecer expuestos al sol varias horas a las 15:47 avanzó el convoy tirado por las máquinas 4650 y 4559.

Irineo Mújica, director de la organización Pueblos Sin Fronteras, dijo que los viajeros tienen el propósito de llegar a la frontera con Estados Unidos y solicitar asilo humanitario al presidente Donald Trump, pues huyen de la violencia y pobreza extrema en sus países.

Agregó que del gobierno de México sólo esperan facilidades para que el contingente llegue a la frontera; ni autobuses queremos del gobierno, solamente que permitan el libre tránsito.

Indicó que México tiene mucha presión de Estados Unidos para frenar a los migrantes; del total, cerca de 300, son mujeres y niños, pero todos tienen como propósito llegar a la frontera.

La aventura mexiquense

El contingente llegó la tarde del viernes en autobuses a la colonia La Concepción, en este municipio, donde pernoctaron sobre cobijas y cartones que colocaron en guarniciones, pequeñas áreas verdes y en el exterior de la delegación y del consejo de participación ciudadana de la calle Toluca.

Pasadas las siete de la mañana, el grupo se dirigió a las vías del tren con la intención de abordar uno, al no lograr su objetivo caminaron dos kilómetros hasta la estación Lechería del Tren Suburbano, brincaron el cerco de malla ciclónica e ingresaron a la zona de cambio de vía, donde pasan las máquinas con lentitud y pueden abordarlo con mayor facilidad niños y mujeres.

Pasado el mediodía, cundió la desesperación y los viajeros optaron por abordar un tren de Ferromex detenido sobre las vías. Allí se mantuvieron hasta que la máquina partió.

Los migrantes esperan llegar este domingo antes de las 13 horas a Celaya, Guanajuato, donde abordarán otro tren para seguir hacia la frontera norte.

La caravana partió el 25 de marzo de Arriaga, Pijijiapan y Tapachula, Chiapas, con casi 2 mil integrantes, la mayoría de los cuales portan documentos que les autoriza permanecer en México 30 días, expedidos por la Secretaria de Gobernación.

Muchos viajeros se han dispersado por el país o han optado por quedarse en su paso por Ciudad de México, Puebla y Toluca, entre otros lugares.