cultura | 15 de Marzo de 2017

Javier Valdez Cárdenas presenta en nueva edición Malayerba. Foto SinEmbargo

Por

Por 

Mónica Maristain / SinEmbargo

Ciudad de México, 11 de marzo (SinEmbargo).-Malayerba es uno de los libros más violentos que se han publicado en los últimos años, y también de los más interesantes, precisos, extraordinarios.

Es la crónica, necesariamente fragmentaria, de la violencia del narcotráfico en el norte de México, o más bien de la experiencia de ese acaecer violento tal como se manifiesta cotidianamente en aquella zona del país: la vivencia de los niños, de los empleados y empleadas, de los ciudadanos de a pie; de los narcos incipientes y los pesados.

Y es también un poderoso registro sonoro de la infiltración de esa experiencia terrible en la lengua de todos los días, en el habla de la calle.

“Con este libro, Javier Valdez Cárdenas entra de manera definitiva en la historia de la crónica en México y lo hace por la puerta grande. En cada esquina el monstruo nos sopla a la cara. Todos de alguna manera somos culpables. “¡Ay, no mames, no exageres!”, me dice un amigo mientras le da otra calada a su porro. Todos, de alguna manera, podríamos ser personajes de Javier Valdez Cárdenas. Y el que esté libre de culpa, que arroje la primera bala.”, ha dicho Rodolfo Naró.

Javier Valdéz Cárdenas nació Culiacán, Sinaloa, en 1967. Es licenciado en Sociología por la Universidad Autónoma de Sinaloa. Como periodista, ha obtenido numerosos premios en México y otros países, entre los que destacan el Premio Sinaloa de Periodismo y el International Press Freedom Award del Comité para la Protección de Periodistas, con base en Nueva York. Ha publicado distintos libros sobre el narcotráfico, entre ellos, Miss narco (2009), Los morros del narco (2011), Con una granada en la boca: heridas de guerra del narcotráfico en México (2014) y Huérfanos del narcoMalayerba reúne una selección de crónicas que se publicaron originalmente en el semanario Ríodoce, que Valdés Cardenas fundó, con otros periodistas sinaloenses, en 2003.

–Este es uno de tus libros más lindos

–Quiero que sepas que a mí me pegó el editor con Malpaso/Jus cuando me dijo: lo editados con primor. Nunca había escuchado hablar con tanto cariño de los libros. Es un material además editado en España, que viene con un glosario gráfico para toda la gente que no entiende los términos. Se antoja.

–¿Eres persona especializada en el narco?

–Fíjate que yo siento que soy experto en gentes. Javier se ha especializado en contar la historia de las personas en el Narco. Sí tengo información de los capos, de las raíces, pero mi trabajo ha sido más la gente que ha padecido el narco.

–¿Y si no hubiera existido el narco?

–Hubiera contado igual historias de la gente. Me gustaría mucho una noche en vela buscando vagabundos o pasar una temporada en el manicomio o en una cárcel. Me gusta mucho esa vida y en esos lugares está el periodismo, en esos pasadizos secretos se encuentra nuestra profesión. Yo me inclino por esos escombros y buscar lo que quede de nosotros.

–De todos tus libros, ¿dónde dirías que está Malayerba?

Malayerba es la madre de todas mis historias. Empecé siendo lo que soy escribiendo estas historias. Cuando fundamos RíoDoce me propuse hacer una columna dedicada al Narco. No sabía entonces lo que decía, pero poco a poco fue cobrando forma. Para mí esta es la simiente, la savia, de aquí yo he escrito todos mis libros como Miss narco o Huérfanos del Narco. Aquí escribí textos cortos, como una cachetada, con finales imposibles a veces. Son textos más narrativos, pero todos son reales.

–¿Qué es Malayerba?

–Somos nosotros y el narco nuestro de cada día. Así como hay un priísta en cada mexicano, aunque sea de izquierda, hay un narco en medio de cada mexicano. Esto creció y ya no se trata sólo de Sinaloa, del Norte, sino de todo el país. Es este narco nuestro mirándose en el espejo, reconociéndose. Somos nosotros sufriendo y gozando el narco.

–¿Qué dirías del Narco hoy, en medio de un gobierno con tan poca popularidad?

–Yo diría que el Narco, para mal, goza de mucha más popularidad y más fuerza que el propio Presidente de la República. Entró a todos los rincones, ahora el Narco moldea a las mujeres, escuché a una señora muy vieja criticar al gobierno porque había extraditado al Chapo.

–De todas maneras, extraditar al Chapo fue una especie de chupada de medias a Donald Trump y no dio resultado…

–Sí, efectivamente. El Narco sigue ahí, la violencia sigue regada por todo el país. En este país no hay más justicia, hay más muerte y más drogas. Eso es lo que hay.

–¿Qué dirías con lo que va a pasar con la política de Trump?

–Bueno, se vienen tiempos difíciles. Tenemos un gobierno débil que no se puede parar ante Trump, así que lo que se viene es difícil. Creo que es una vergüenza que gente que persiguió sus sueños regrese al país derrotada. Lamentablemente acá no tenemos trabajo ni para nosotros. ¿Cómo vamos a recibirlos? En el 2018 quisiera que ganara la izquierda, que realmente hubiera un cambio en el gobierno mexicano.