deportes | 14 de Noviembre de 2018

La cancha del Estadio Azteca durante un partido del América Foto tomada de @EstadioAzteca

Por

Por 

Redacción

Ciudad de México, 14 de noviembre.- Desde hace meses había suspicacia por el comportamiento del césped que se instaló en la cancha del estadio Azteca. Los organizadores de la NFL en México respondían con optimismo: el 19 de noviembre se realizaría sin contratiempos el tercer juego de futbol americano profesional que se tenía firmado. Ayer, sin embargo, la liga estadunidense sorprendió con el anuncio de que se suspendería el juego del próximo lunes entre los Carneros de Los Ángeles y los Jefes de Kansas City porque, tras una inspección y una consulta con varios involucrados, coincidieron que la cancha no cumplía con las condiciones necesarias.

El encuentro entre los Rams y los Chiefs, iba a ser el cuarto de temporada regular de la NFL que se disputara en la capital mexicana. Se realizará ahora en el Coliseum de Los Ángeles, informó esa liga.

Tras consultarlo con la asociación de jugadores de la NFL y de una revisión realizada por expertos, junto con las autoridades del Azteca, se tomó la decisión de mudar el juego de sede. Los encargados de la revisión determinaron que el césped actualmente no cumple con las condiciones mínimas que se requieren para disputar un partido de la liga profesional y que tampoco las cumplirá para el próximo lunes.

"Durante meses hemos trabajado extensivamente con nuestros socios en el estadio Azteca, en preparación para este juego", dijo el vicepresidente de la NFL Internacional, Mark Waller; "hasta hace muy poco, no teníamos preocupaciones mayores, pero la combinación de la temporada de lluvias y un calendario de actos en el estadio provocaron un daño significativo en el campo, que representa riesgos innecesarios para la seguridad de los jugadores y que vuelve inapropiado para recibir un partido de la NFL. Como resultado, determinamos que cambiar la sede del juego es la decisión correcta".

Cambio de pasto en mayo

En mayo, se retiró la cancha de pasto natural que se había empleado durante años en el estadio Azteca, el cual ha sido escenario de dos finales mundialistas y será sede de una tercera Copa del Mundo en 2026.

Cambiaron el césped natural y se instaló una superficie denominada híbrida. Una tecnología que combina pasto natural con sintético, y se ha empleado en otros reconocidos estadios del mundo, como el Camp Nou de Barcelona, el Stade de France, el San Siro de Milán y la mayor parte de los inmuebles de la Liga Premier, incluyendo Wembley.

Pero la instalación de la nueva superficie dejó el césped con amplias zonas resecas. El 16 de agosto, tras una primera serie de críticas, las autoridades del Azteca dijeron que ese problema era habitual tras la colocación del pasto sintético y que la cancha mejoraría si se dejaba de usar un tiempo. Prometieron realizar trabajos especiales y aseguraron que quedaría lista a "la brevedad".

Ante la preocupación que despertó el estado del pasto en los juegos de la Liga Mx, donde hubo partidos en los que la cancha asemejaba un potrero, se le preguntó a los organizadores si no temían que eso pusiera en riesgo el Juego de Lunes por la Noche del 19 de noviembre.

Arturo Olivé, representante de NFL en México, había respondido con optimismo cuando se le preguntaba por el estado de la cancha.

"La liga está muy tranquila. Hemos estado siguiendo muy de cerca este proceso y veremos la evolución que se tenga en estas dos semanas de descanso que tendrá el estadio. El último juego fue el sábado y esta fecha FIFA le dará ese descanso", dijo en septiembre pasado sobre el estado de la cancha.

"He asistido cada tercer día a ver la evolución. Estamos seguros que con este periodo en el que habrá menos lluvia y más sol el pasto se recuperará como esperamos", agregó en aquel entonces.

Y aunque el campo mejoró ligeramente luego de darle descanso durante 10 días cuando paró la liga por una fecha FIFA, se realizaron posteriormente en el inmueble varios partidos de futbol, un par de conciertos de Shakira el mes pasado y unos días antes del partido de NFL, se efectuó todavía un festival musical organizado por Televisa, dueña del Azteca.

Toda esa actividad dejó el pasto en condiciones incluso peores de las que habían generado las críticas originales.

En un comunicado, la organización del estadio Azteca atribuyó el deterioro de la cancha a "la inusual y larga temporada de lluvias, así como el calendario de actos pre pactados (sic) con terceros, pudieron ser el factor por el que el césped esté lejos de estar en óptimas condiciones".

"Lamentamos el incoveniente y seguiremos trabajando con la NFL, con la cual ha habido una gran colaboración para continuar con este tipo de encuentros".

Las mecánicas para el rembolso de las entradas serán anunciadas en los próximos días, pero la Procuraduría Federal del Consumidor, por medio de su cuenta de Twitter, ofreció sus números (5580780344 y 55688722) para proporcionar asesoría a quienes compraron entradas.