mundo | 14 de Septiembre de 2018

Además, admití que cada hombre tenía una tarea en particular: yo cargué la cocaína en el avión, Alfredo la apiló en el interior e Iván pilotó el avión, comentó en la declaración jurada que fue desestimada por un juez de EU. Foto archivo

Por

Por 

Dennis A. García / La Jornada 
Ciudad de México, 14 de septiembre.- Archivaldo Guzmán Salazar y Alfredo Guzmán volaron desde Culiacán a Chiapas para comprar cocaína, declaró Jesús Raúl Beltrán León, presunto escolta de Alfredillo –incluido entre los 10 delincuentes más buscados por la Administración para el Control de Drogas (DEA)– al ser detenido por la Marina-Armada de México. Sin embargo, en una declaración jurada para las autoridades judiciales de Illinois, Beltrán León se retractó y aseguró que fue torturado para declarar contra los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

En la carta, el presunto escolta admitió que tenía amistad con los hijos de El Chapo cuando cursaban la primaria, pero fue torturado para obligarlo a aceptar que operaba para Iván y Alfredo Guzmán.

Además, admití que cada hombre tenía una tarea en particular: yo cargué la cocaína en el avión, Alfredo la apiló en el interior e Iván pilotó el avión, comentó en la declaración jurada que fue desestimada por un juez de Estados Unidos.

La DEA ubicó a Alfredo, de 35 años, a la par de Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho; Rafael Caro Quintero e Ismael El Mayo Zambada, por posesión e intento de distribuir sustancias controladas. Según la investigación de las autoridades estadunidenses, el hijo de Guzmán Loera habría coordinado envíos de cocaína y heroína entre 2004 y 2005.

De acuerdo con las autoridades mexicanas, los hijos de El Chapo son parte de la facción en el cártel de Sinaloa que domina la organización, junto con El Mayo Zambada y Caro Quintero. La otra escisión es encabezada por su tío Aureliano Guzmán, El Guano.

Ante la recaptura y extradición de El Chapo a Estados Unidos, sus hijos comenzaron a controlar la organización junto con sus aliados, para evitar que Dámaso López se quedara con el grupo que por años lideró su padre.

Para ello requerían operadores financieros de confianza y uno de ellos fue Víctor Manuel Félix Beltrán, El Vic, detenido en octubre del año pasado en la Ciudad de México por la Procuraduría General de la República (PGR).

Una de las hermanas de El Vic se casó con Alfredo Guzmán, por lo que éste le tenía toda la confianza para encargarle la adquisición de propiedades, vehículos y negocios en Culiacán, Sinaloa; Zapopan, Jalisco, y la Ciudad de México. El 15 de agosto de 2016, cuando Iván y Alfredo Guzmán fueron levantados de un restaurante en Puerto Vallarta, Jalisco, también estaba El Vic.