méxico | 14 de Agosto de 2018

La presidenta de la Asociación de viudas de Apatzingán, Arael González, comentó que en 2012 desapareció su esposo, lo que “me da coraje y desesperación, y la verdad es que no puedo con esto, soy madre y padre a la vez” y no quiero que mis hijos se conviertan en delincuentes”. Foto Ignacio Juárez / La Jornada

Por

Por 

Ernesto Martínez Elorriaga / La Jornada

Morelia, Mich., 14 de agosto.- En el caso de las desapariciones forzadas “no habrá perdón ni olvido”, afirmó Alfonso Durazo Moreno, virtual secretario de Seguridad Pública en el gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador, al dirigirse a los familiares de 300 desaparecidos documentados en Michoacán en la última década.

En la inauguración del Foro Escucha: por la pacificación y reconciliación nacional que inició esta mañana en el Centro de Información Arte y Cultura de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (Umsnh), apuntó: “El próximo gobierno recibirá una seguridad en ruinas, de ahí el reto a enfrentar”, dijo ante cientos de activistas defensores de derechos humanos, familiares de desaparecidos, académicos, estudiantes, manifestantes y ciudadanos en general.

Dijo que muchos coinciden en que después de la Revolución Mexicana nunca se había visto tanta violencia como en la actualidad. “Unos han dicho que México se hay convertido en una tumba, otros aseguran que en una fosa. Así que el reto no será sencillo”, y aunque el problema no se verá de la noche a la mañana, la gente podrá notar cambios en el corto plazo, sostuvo Durazo Montaño.

Durante la inauguración del Foro hubo protestas en contra del secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Juan Bernardo Corona, a quienes un grupo de personas, entre ellas habitantes de la comunidad de Arantepacua, municipios de Nahuatzen le gritaron "¡asesino, fuera, fuera!", lo que lo obligó a suspender su discurso y salir de la sala.

Como se recordará en un enfrentamiento con policías estatales y elementos de seguridad federal, cuatro comuneros murieron el 5 de abril de 2017, en la comunidad purépecha de Arantepacua, durante la recuperación de vehículos que mantenían retenidos los comuneros.

En este acto al que no asistió el gobernador Silvano Aureoles. La presidenta de la Asociación de viudas de Apatzingán, Arael González, comentó que en 2012 desapareció su esposo, lo que “me da coraje y desesperación, y la verdad es que no puedo con esto, soy madre y padre a la vez” y no quiero que mis hijos se conviertan en delincuentes”.

En el foro participó el rector nicolaíta Medardo Serna, quien propuso un pacto social para que los diferentes sectores participen en la reconstrucción del tejido social.