deportes | 14 de Junio de 2016

Entre cinco defensas de Venezuela, Jesús Tecatito Corona se coló en el área rival y marcó el empate para México con potente disparo. Foto La Jornada

Por

Por 

Agencias

Houston, 14 de junio.- Con una genialidad del habilidoso Jesús Tecatito Corona, México rescató el empate 1-1 ante Venezuela y avanzó como líder del Grupo C por su mejor cuota de goleo, pues ambos equipos terminaron con siete puntos. El Trienfrentará al segundo lugar del Grupo D, además impuso marca de 22 partidos sin derrota.

El Tricolor se topó con un rival complicado. La vinotinto se asumió como el equipo revelación y con más voluntad que buen juego contrarió a los mexicanos que se disponía a vivir una fiesta en un NRG Stadium totalmente pintado de verde.

Los pupilos de Juan Carlos Osorio pronto se incomodaron ante las marcas apretadas que ejercían los jugadores venezolanos; no obstante, parecía que tenían el control del partido, hasta que al minuto 9 se vieron abajo en el marcador.

Venezuela cobró una falta, el largo pelotazo fue hasta el área, frente al poste derecho recentró Adalberto Peñaranda hacia José Velázquez, quien se contorsionó en el aire y aplicó una media chilena que se filtró entre las manos de Jesús Corona para el 0-1.

Fue una sacudida para México, que enseguida mostró mejoría. Al minuto 14 Javier Aquino dio pase a Torres Nilo, éste cedió para Hirving Lozano, quien no se acomodó bien y su cabezazo picado y sin fuerza fue de fácil resolución para el guardameta Dani Hernández.

Un par de minutos después Aquino se lastimó la pierna izquierda y Osorio tuvo que quemar su primer cambio con el ingreso Manuel Tecatito Corona (minuto 17), quien a la postre se convirtió en el más destacado de los verdes.

Para el segundo tiempo, Osorio decidió sacar a Torres Nilo y metió a Miguel Layún. Al minuto 49 de acción los tricolores hilvanaron un vistoso avance con una serie de pases en el área que el Cepillo Peralta no pudo rubricar, intentó rematar a quemarropa, pero el defensa Wilkel Ángel estorbó como pudo e impidió el tanto.

El árbitro Yadel Martínez estuvo impreciso y al minuto 51 de acción castigó con tibieza –con cartón amarillo– una fuerte patada de Christian Santos sobre la pierna derecha del Chucky Lozano.

Las aproximaciones de México se hicieron más constantes. Jesús Manuel Corona remitió un tiro raso y cruzado que se fue de largo, después Miguel Layún probó con disparo de larga distancia que el portero rechazó con los puños. Al 64 de acción Layún llegó hasta línea de fondo y retrasó para Jesús Molina, quien le pegó machucado.

Osorio realizó el último cambio con la entrada de Javier Hernández, aunque lo más destacado que hizo fue un fenomenal berrinche en el que reclamaba la pena máxima, tras el abrazo de José Velázquez, quien lo maniató en un tiro de esquina.

El Tecatito Corona se echó el equipo al hombro. Al minuto 78 derrochó habilidad el jugador del Oporto fracturó la zaga rival, rebasó a dos defensas pero definió mal, un riflazo que no fue ni tiro ni centro. Al siguiente minuto perfeccionó su ejecución y decretó el 1-1.

Corona avanzó entre cinco venezolanos –a los que sólo les faltó aplaudirle– y disparó con tremendo derechazo, el portero Hernández se lanzó pero no pudo bloquear el esférico que entró como obús por su costado derecho.

Las gradas, con abrumadora mayoría de aficionados mexicanos, celebraron la anotación de la igualada, con la que el Tri de Osorio alargó su racha de partidos sin derrota.

Osorio señaló que el equipo jugó bien durante gran parte del partido, lo controlamos, me atrevería a decir que lo dominamos.

Dijo llevarse de tarea la reflexión de que recibieron un segundo gol en diez juegos, vamos a trabajar la pelota detenida, acotó. Además, destacó la capacidad de remontar, pues estuvieron abajo en el marcador desde el minuto nueve.

Dudamel, en tanto, reconoció que México tuvo mayor volumen de juego,hace la cancha más ancha y más larga. Admitió que sus jugadores resintieron en el complemento el desgaste físico.