diputados federales | 14 de Mayo de 2019

Las entidades con indices más altos en violencia son Veracruz, Estado de México, Sonora, Puebla, Nuevo León, Jalisco y Chihuahua. Foto archivo La Jornada Baja California

Por

Por 

Enrique Méndez / La Jornada
Ciudad de México, 14 de mayo.- La erradicación de la violencia contra mujeres y niñas, así como la sanción y reparación del daño tiene que asumirse como un problema de Estado debido a que, a pesar de los esfuerzos por castigar esa práctica, ésta no se reduce, expresaron legisladores de Morena durante el segundo foro de víctimas de crímenes de lesa humanidad. 

En el encuentro efectuado en la Cámara de Diputados, se resaltó que de enero a marzo se han cometido 227 feminicidios y 637 presuntos homicidios dolosos contra mujeres y niñas, y también se advirtió que en todos los casos el eje de esos delitos es la impunidad. 

Por ejemplo, Elizabeth Machuca Campos recordó que su hermana fue asesinada en 2017 y, aunque en mayo del año pasado se detuvo al presunto asesino, todavía no hay sentencia. 

Por su parte, la diputada Elizabeth Díaz (Morena), secretaria de la Comisión de Igualdad de Género, sostuvo que “México es un país altamente feminicida”. Dijo que, cuando le preguntan por qué los hombres asesinan a mujeres su conclusión es que “el sistema capitalista ha impulsado toda una cultura de odio, que enseña cómo violentar, violar y matar”. 

Este fenómeno, agregó, se escucha en canciones, se ve en películas, comedias y programas de televisión, “y además los hombres saben que, si violentan, violan, secuestran y asesinan a una mujer de la forma más cruel no pasa nada”, además de que durante décadas la violencia se asumió como un asunto limitado al espacio privado. 

Agregó que en los primeros meses de este año el promedio de feminicidios es de 10 por día, y que las entidades con el más alto índice son Veracruz, con 46; Estado de México, 21; Sonora, 20; Puebla, 15; Nuevo León, 13, así como Jalisco y Chihuahua con 11. 

También dijo que espera que la Presidencia de la República dé a conocer un plan emergente para garantizar la integridad, seguridad y la vida de las mujeres y niñas en México. 

Por su parte, Grisell Pérez Rivera, de La Cabaña de la Sabiduría, refirió que el feminicidio se definió por la Organización de Naciones Unidas como un crimen de lesa humanidad y lamentó que prevalezcan la insensibilidad y falta de capacitación en el gobierno para enfrentar un tema tan delicado. 

A su vez, la abogada feminista Gabriela Amores citó que 80 por ciento de los casos de feminicidios se cometen por la pareja y exigió que se termine la violencia cometida también en los juzgados. “Estamos cansadas de las agresiones, no podemos seguir siendo sólo páginas en los diarios”.