deportes | 14 de Abril de 2018

 Bandido Vargas solo necesitó de seis rounds para derribar el muro azul que le representó Salka. Foto @SNACsystem

Por

Por 

La Jornada Sin Fronteras y Agencias

California, 14 de abril.- Entre los aficionados al boxeo en Estados Unidos, millones siguen sin entender la pésima ocurrencia de Rod Relámpago Salka, de saltar el pasado jueves al cuadrilátero de Fantasy Springs, en la localidad de Indio, California, para enfrentar al mexicano Francisco Bandido Vargas enfundado en unos calzones que tenían dibujado el muro de Donald Trump bajo la frase America First (América Primero).

El intento por humillar al ex campeón del peso ligero júnior no llegó demasiado lejos. De hecho, hacia el final del quinto asalto, los puños de Bandido Vargas fueron reduciendo al Salka a su condición de muro resquebrajado y con piernas temblorosas.

En el sexto, un triple gancho del Bandido al costado y en el rostro, fulminaron al Relámpago que se derrumbó y quedó de rodillas ante el mexicano.

La lastimosa metáfora del simpatizante de Donald Trump era rescatada desde su esquina, con una toalla volando por los aires. Su rostro, castigado por el Bandido Vargas, no aguantaba otra ronda de puñetazos.

No es la primera vez que a Rod Relámpago Salka le tundía un hispano. En 2014, cayó ante los guantes de Danny García, un boxeador de origen puertorriqueño, que le propinó una paliza que hoy siguen recordando muchos.

Lo desconcertante del caso es que, a pesar de que el Bandido Vargas era el gran favorito, Rod Salka decidió saltar al cuadrilátero enfundado en unos calzones que tenían la evidente intención de insultar al mexicano con el dibujo del muro.

Las imágenes del Bandido mandando a la lona al Relámpago inundaron las redes con comentarios ingeniosos de quienes vieron en la victoria del mexicano, una venganza poética sobre el cuadrilátero.

Mexico made Rod pay for that wall (México hizo pagar a Rod por el muro), escribió uno.

Para alguien que aparentemente debería traer drogas, siestas en el trabajo, violadores y borrachos, ciertamente hizo un muy buen trabajo, escribió otro en alusión a los insultos que el presidente Donald Trump ha dedicado a los inmigrantes de origen mexicano.

Por su parte, Vargas, ex campeón mundial superpluma del Consejo Mundial de Boxeo, declaró para el portal ESPN que se sorprendió cuando vio que Salka “iba a subir al ring vestido así, como un muro en su ropa, o representando un muro, pero mantuve la calma, estaba concentrado en hacer mi pelea y en mi plan.

Ya en el ring lo del muro fue un ingrediente extra, cuando lo tenía (de frente), darle con todo, como sea represento a México y siento que todo eso del muro es contra todos los paisanos.