Baja California | 14 de Marzo de 2019

Me duele como a cualquier persona, como a cualquier ser humano... ¿ustedes creen que a mi familia no le duele?, dijo Vega cuando se le preguntó su opinión de que le digan Kikorrupto. Foto Edgar Lima / archivo La Jornada Baja California

Por

Por 

La Jornada Baja California

Tijuana, 14 de marzo.- Aunque viste una chamarra informal y habla con desparpajo –tanto que eventualmente le dice "gordita" a la entrevistadora-, Francisco Kiko Vega, el gobernador del estado, responde a preguntas incómodas. El tono rojo de su cara se vuelve intenso cuando la reportera, como quien no quiere la cosa, le pregunta: ¿qué opina de que le digan Kikorrupto? -Me duele como a cualquier persona, como a cualquier ser humano... ¿ustedes creen que a mi familia no le duele?

Al gobernador de Baja California le gusta que le digan Kiko, con ese sobrenombre hizo campaña Francisco Arturo Vega de Lamadrid. En el ocaso de su mandato el apodo ha devenido en otra cosa, y habla con la periodista Rosa María Méndez Fierros para dirigirse a los bajacalifornianos en el momento más crítico de su mandato y pedir "no se dejen engañar", "manejamos un gobierno transparente", "yo soy el mismo Kiko".

El gobernador llegó de sorpresa –según se dijo- el viernes pasado al programa Huevos Revueltos, de Medrano TV, un canal que transmite por internet. Era 8 de marzo por la mañana y tenía ganas de hablar, de explicar que "por muy gobernador que sea no tengo suficientes recursos económicos y humanos para resolver los problemas que tenemos en el estado".

Son las 7:30 de la mañana en Mexicali, y todos los medios de comunicación anuncian que la Universidad Autónoma de Baja California no ha publicado la convocatoria al próximo ciclo escolar porque no tiene dinero. El gobierno del estado le debe mil 9 millones de pesos y como ha incumplido todos los compromisos de pago, la UABC no quiere arriesgarse a lanzar la convocatoria y después no tener para hacer frente a 22 mil nuevos alumnos.

Francisco Vega dice que su fama de corrupto es producto de las "canalladas y vilezas", "yo puedo ir a presentar 15 mil denuncias para decir que Rosa María es corrupta, y luego hago 15 mil ruedas de prensa y digo que eres corrupta... cuando se acaban los argumentos, es que tú eres corrupto, te acusó, el moche ¿dónde está la denuncia?... 'el Kiko ahí va con las maletas'".

"Bajacalifornianos, no se dejen engañar", convocó una y otra vez el mandatario. "Tenemos encima el tema político electoral que complica, lo que tenemos que hacer todos es tomarnos de las manos…" ; mis amigas y mis amigos, dice cada vez, como cuando habla al público durante sus actos de gobierno.

En la entrevista con Méndez, el gobernador responsabiliza a la federación de los problemas de liquidez porque no le entregó más de 4 mil millones de pesos de aportaciones extraordinarias que recibió en los años anteriores. En ese contexto dijo que la federación tiene a los gobernadores "agarrados del cogote" porque entrega los recursos económicos cuando quiere.

-¿Teme la llegada de Jaime Bonilla?, ¿de Morena?, le pregunta la reportera

-No, no lo temo, porque todo está bien. Pero yo sé perfectamente bien que cuando te quieren fregar, te friegan. Estando bien, te friegan.

La entrevista se da en un ambiente social adverso al mandatario; no solo la UABC había suspendido su convocatoria para nuevo ingreso; sus desaladoras  parecen ser cosa del pasado, la ciudadanía está pugnando por un plebiscito sobre la instalación de Constellation Brands, las cámaras empresariales lo están auditando y en las redes sociales, los medios de comunicación y  las calles, se habla del desvío de miles de millones de pesos, de que ocultó la deuda del estado.

Su situación es tal que hasta el candidato del PAN a la gubernatura, Oscar Vega Marín, tuvo que aclarar en sus redes sociales que comparte apellido con el gobernador en turno pero no son de la familia. Hace campaña con un corrido de fondo: "ni parientes somos".

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) le hizo decenas de observaciones a la cuenta pública del estado de 2017; se encontró que se falseó información para tapar los altos niveles de endeudamiento -ocultó 802 millones de pesos de la deuda pública interna- que llegó a los 15 mil 177 millones 319 mil 700 mil pesos al cierre de 2017. No solo se ocultó también el tamaño de la deuda con la Universidad estatal, de mil millones de pesos, sino que a finales del año pasado intento que el Issstecali (que maneja las pensiones) pidiera un crédito y se lo prestara al gobierno del Estado. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no lo permitió.

Y el martes de esta semana, el gobernador tuvo que pedirle la renuncia a su secretario de Seguridad Pública Estatal, Gerardo Sosa Olachea, luego de un reporte de las autoridades de Estados Unidos sobre una investigación abierta que vincula a uno de los hijos del funcionario con un grupo del crimen organizado.

Sondeo

El albazo legislativo endeudó a los bajacalifornianos, incluidos niños, durante 37 años. En su opinión: