méxico | 14 de Marzo de 2018

El presidente Enrique Peña Nieto, al inaugurar un almacén granelero de Diconsa en Perote, Veracruz. Foto Presidencia

Por

Por 

Rosa Elvira Vargas / La Jornada 

Perote, Ver., 14 de marzo.- Solo en uno de los contendientes por la Presidencia ve Enrique Peña Nieto los atributos suficientes para llevar las riendas del país. No lo citó por su nombre, pero sí aclaró: cada mexicano decidirá libremente y evaluará en quién habrá de representarle, honradez, experiencia, honorabilidad y la confianza de que llevará a México por un rumbo de estabilidad y de orden.

Este es un gobierno democrático y de manera categórica no va a intervenir, ni ha intervenido ni intervendrá en el proceso político electoral: será absolutamente respetuoso de los contendientes, aseguró.

Le corresponde sí, comprometió, dar garantías de paz y de tranquilidad social para tener un proceso democrático ejemplar y en el que todos los mexicanos decidan libremente a quién confiar los cargos en disputa.

De gira por Veracruz para inaugurar un almacén granelero de Diconsa, Peña Nieto defendió su política social. En tres momentos de su mensaje se refirió al tema electoral –aunque dijo que lo haría de ladito– incluso a despecho, admitió, de ganarse un regaño o una tarjeta amarilla de las autoridades electorales.

Así, y ante las alusiones políticas expuestas momentos antes, dijo: “A lo mejor el gobernador (Miguel Ángel Yunes Linares) y yo pensamos en un personaje distinto. Se vale. Estos atributos, él a lo mejor los ve en uno, yo los veo en otro. Y ustedes lo saben. Yo los veo en uno y sólo en uno…”

Falsas verdades; muchas mentiras
Confió en que la sociedad mexicana no se dejará influenciar en esta etapa por las muchas distorsiones, por las falsas verdades, por las muchas mentiras que a veces corren en distintos medios noticiosos o en las redes sociales. Somos parte de esa generación que hoy se informa o se desinforma o mal informa por la mucha información que corre en la era digital.

Para Peña Nieto, con buen juicio los mexicanos observarán a los candidatos y los someterán a escrutinio. “Quien se mete en política (…) somos bien observados, nos ven todos los días, nos revisan todo nuestro historial y todo nuestro pasado, desde el día que nacimos, dónde nacimos, cómo nacimos, qué hicimos, qué novias tuvimos, cuáles no, a quiénes dejamos, quiénes se quedaron en el camino. Todo’’.

Y es bueno que así sea, continuó, porque la mejor manera de ponderar la decisión es a partir de conocer la historia de cada uno de quienes están en la competencia, y yo sé que así lo hará la sociedad mexicana.

Este gobierno, recalcó, ha acreditado ser abierto, plural, respetuoso de todas las expresiones políticas, gracias a lo cual incluso ha podido construir acuerdos y consensos para impulsar su agenda transformadora. Además, pidió poner de relieve realidades, hechos y resultados, sobre todo en este clima electoral, donde vivimos en el mundo de dimes y diretes, de ataques entre candidatos con mentiras y medias verdades.

La etapa de campañas, apuntó, no es para bajar la cortina ni para que el gobierno se tome un descanso. Al contrario, hoy más que nunca estamos comprometidos a realizar acciones en bien de la población, “manteniendo un clima de civilidad, de armonía y de orden social que favorezca el proceso electoral’’ del primero de julio.

Habló acerca de la política social, la cual no consiste en dar escopetazos ni hacer programas sin ton ni son. Por ello, documentó, 2.8 millones de personas superaron la carencia alimentaria entre 2012-2016 y 2 millones más dejaron la pobreza extrema. Convino, sin embargo, en la persistencia de retos y temas donde no hemos logrado la eficacia trazada a principios de esta administración.

Entre estos ubicó la inseguridad, donde no podemos levantar bandera blanca, no estamos satisfechos, pero sí hemos avanzado, logrado realmente mejorar las condiciones en algunos lugares, aunque en otras partes se han agravado y para ello se cierran filas con los gobiernos locales y eso permita retornar a condiciones de seguridad que tuvimos apenas hace un par de años aunque en los dos recientes el problema se ha agravado.

El gobernador Yunes Linares enarboló en su mensaje datos como la mejoría en seguridad pública de Veracruz, y agradeció al gobierno federal su apoyo ante la “quiebra’’ de las finanzas estatales en 2016.

Pero también arremetió, sin mencionarlo, contra Andrés Manuel López Obrador. Los veracruzanos “no votarán por quien se asume como domador insustituible y amenaza soltar a los tigres si no gana la elección…” y presumió haber enjaulado a los tigres que a modo de ensayo vinieron a Xalapa el fin de semana.

Se refería a los maestros de Chiapas, a quienes la policía local interceptó en la carretera y retuvo hasta que pagaron una multa, y ordenó que regresaran a su entidad. Otras indirectas más dedicó Yunes al candidato presidencial de Juntos Haremos Historia.

El titular de la Sedesol, Eviel Pérez Magaña, expuso las características de Diconsta como la empresa del Estado pilar fundamental de la política alimentaria del país.