Baja California | 13 de Noviembre de 2018

Ante la vigilancia de agentes armados de CBP y la Patrulla Fronteriza, dos migrantes observaban la colocación de la alambrada. Foto fotograma de video

Por

Por 

La Jornada Baja California

Tijuana, 13 de noviembre.- Luego de que tres centroamericanos que llegaron a la ciudad este martes con la caravana migrante saltaron la valla de metal que divide a Tijuana de San Diego, California, autoridades de Estados Unidos ordenaron reforzar la instalación con la colocación de alambre de púas en la parte superior del cerco, a la altura del faro de Playas de Tijuana, junto al océano Pacífico.

Ante la vigilancia una treintena de oficiales de la Patrulla Fronteriza y de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, (CBP,  por sus siglas en inglés ) que portaban armas largas con excepción de uno que llevaba un rifle de balas de goma, soldadores fijaban la alambrada mientras a unos metros dos centroamericanos permanecieron montados en la estructura metálica sin atender los exhortos de agentes de la Policía Federal que se encontraban del lado mexicano, para que se bajaran. 

“Nosotros también somos hermanos”, gritaban los migrantes a los trabajadores es adunidenses y en respuesta uno de ellos les pidió que no se acercaran al área dónde soldaban, en tanto cerca de un centenar de personas -entre curiosos y migrantes- permanecían expectantes. Para entonces la mayoría de los 357 centroamericanos que llegaron en la madrugada a esta frontera habían aceptado trasladarse a albergues, pues inicialmente dijeron que se quedarían en la playa a esperar al resto de la caravana.

El alambre se instaló en la parte más baja del cerco por trabajadores de la constructora SLSCO. La mañana de este martes agentes estadunidenses cerraron tres carriles de entrada a la garita de San Ysidro, California, y uno más en Otay Mesa, como parte de los refuerzos de la vigilancia que pusieron en marcha la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y la Patrulla Fronteriza, ante la llegada de los migrantes centroamericanos a esta zona.

El viernes, militares asignados a la zona para reforzar la vigilancia colocaron alambre de púas sobre el cerco instalado en las inmediaciones de las garitas, para prevenir el ingreso de personas sin autorización.

Brincaron y se regresaron
Alrededor de las 3 de la tarde, tres centroamericanos -uno de 21 años y dos de 17- brincaron la valla de tres metros, ante la algarabía de sus compañeros y la mirada de agentes de la Patrulla Fronteriza que se hallaban a unos 120 metros. Los jóvenes permanecieron poco menos de media hora en territorio estadunidense antes de regresar a México.

Antes, unos 25 migrantes habían escalado la estructura metálica, pero solo tres decidieron brincar "al otro lado"; algunos pedían un teléfono para tomarse una selfie y al final bajaron a la playa, donde agentes de la Policía Federal les advirtieron que las condiciones no eran óptimas para pernoctar, pues eran sus intenciones.

Habían recorrido varios kilómetros a pie con la idea de bañarse en el mar -que generalmente es de aguas heladas- y acampar en la playa para esperar al resto de la caravana que según autoridades llegará a mediados de la próxima semana a esta frontera. (con información de Antonio Maya)

Sondeo

Consideras que los términos del acuerdo México-EU para evitar aranceles: