mundo | 13 de Noviembre de 2018

Cerca de 400 centroamericanos, que forman parte de la primera Caminata Migrante, llegó este lunes en ocho camiones al estado de Sonora. Foto Arturo Campos Cedillo

Por

Por 

Corresponsales
Tijuana, 13 de noviembre.- Ante la inminente llegada de la Caminata Migrante a Tijuana, Baja California, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) anunció el cierre parcial de carriles para la mañana de este martes en las garitas de entrada de San Ysidro y en Mesa de Otay.

La dependencia indicó que al menos tres carriles de tránsito vehicular en la primera y uno en Mesa de Otay serán cerrados para instalar equipos con los que pretenden contener a los migrantes que intentarán cruzar a ese país en los próximos días.

Un contingente de cerca de 400 centroamericanos, que forman parte de la primera Caminata Migrante, llegó este lunes en ocho camiones al estado de Sonora, procedente de Sinaloa; autoridades de salud advirtieron que instalarán un cerco sanitario para detectar enfermos de influenza entre los viajeros.

Al amanecer, el contingente salió de Sinaloa rumbo a Sonora por la Estación Don, para continuar hasta Navojoa, donde transbordaron para seguir su ruta hacia Hermosillo, donde estarán a tan solo 253 kilómetros de la frontera con el estado de Arizona.

Enrique Claussen Iberri, secretario de Salud, aseguró que en el primer contacto con los centroamericanos detectaron al menos dos enfermos de influenza, casos de deshidratación y diarrea, por lo que instalarán un cerco epidemiológico para evitar contagios, además de que les darán la opción de que quienes quieran, se apliquen la vacuna.

Los migrantes continuaron su camino por Sonora y planean llegar a Nogales, en la frontera con Estados Unidos; otro grupo aseguró que su viaje será hacia Tijuana, Baja California. Mientras, un contingente de 120 migrantes, también de la primera caravana, la cual se dividió y tomó distintos rumbos, llegó a San Luis Potosí.

Hasta este lunes 120 indocumentados se habían registrado en la Casa del Migrante, donde se les ha brindado ayuda humanitaria, informó su director, el sacerdote Rolando Maldonado Salas. Agregó que sólo descansan un par de horas y siguen su ruta al norte, que es la más corta.

En cambio, la gran mayoría de ese primer grupo llegó a Querétaro, tomó camino a Celaya y León, Guanajuato, después a Guadalajara, Jalisco, para arribar por la costa del Pacífico.

Otro contingente compuesto por 400 personas llegó en camiones de volteo al municipio de Ixtlán del Río, en Nayarit. Sólo comen algo, van al sanitario y continúan su camino rumbo a Sinaloa.

Organizaciones civiles esperan el paso de los migrantes en el retén instalado por la policía estatal para vigilar que sigan su camino hacia el norte, les entregan agua embotellada o algún alimento.

Este lunes también salió un grupo de 200 centroamericanos del albergue habilitado en el auditorio Benito Juárez, en Zapopan, Jalisco, rumbo a Nayarit.

Pasado el mediodía llegaron más provenientes de Irapuato, Guanajuato, muchos de ellos viajaron en cajas de tractocamiones con doble remolque; en total, poco más de 200 personas, pero se esperan que arriben muchas más.

En tanto, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, criticó imágenes que calificó de racistas contra los migrantes centroamericanos que se mostraron en pancartas utilizadas en la marcha contra la cancelación del aeropuerto de Texcoco la mañana del domingo en Ciudad de México.

Expresó que el lenguaje de odio es un cáncer que degrada los diálogos democráticos y agregó que es momento de alzar la voz para rechazar las distintas manifestaciones que han surgido contra los migrantes que cruzan el país.