méxico | 13 de Septiembre de 2017

Lugareños reparten ayuda a damnificados por el sismo en Ixtepec Oaxaca, este miércoles Foto Alfredo Domínguez

Por

Por 

La Jornada

Oaxaca, 13 de septiembre.- La población zapoteca de esta comunidad, donde casi la única fuente de ingresos es la elaboración de los famosos totopos oaxaqueños, está de luto. Lloran por sus muertos, gritan por sus casas derrumbadas y claman por ayuda "con hechos, no con palabras".

Frente al derrumbe y bajo un calor de 35 grados, el presidente Enrique Peña Nieto llama nuevamente a la sociedad civil: " es mucha la ayuda que necesitamos".

Percibe -dice desde la caja de una camioneta y con todo el pueblo como testigo- que aún no se siente en todo el país lo suficiente la dimensión de la tragedia del sismo que mañana cumplirá una semana.

A cada paso, esta vez también acompañado de su esposa Angélica Rivera, él mandatario escucha los reclamos y el dolor de estos istmeños: todo les falta, hasta con qué trabajar para tener algún ingreso, pues buena parte de los mil hornos para hacer los totopos, quedaron inutilizables.

Y se detiene en el camino un buen rato a escuchar la historia de Rosa Santiago, quien rodeada sólo de mujeres y bajo la sombra de un árbol gigante, cuenta entre llanto su tragedia: murieron por el temblor su marido de 32 años de edad, y su hija de 9 años.

El mandatario no sólo se ocupa de demandar a la gente dar más ayuda a estas entidades porque "todos somos Oaxaca, todos somos Chiapas y todos somos México", también lanza un exhorto a la prensa:

Que si bien recojan testimonios de lo sucedido por el terremoto, también se incorpore a sembrar más solidaridad y conciencia y más que volverse señaladores o críticos, "sea parte de la solución ".

Indicó que el primero en atender esta emergencia, porque es su obligación, es el gobierno, y para eso están los servidores públicos, pero la dimensión de la catástrofe, insistió, "demanda que todos nos involucremos", insistió.

Frente a gente que en muchos casos sigue sin recibir despensas, el mandatario urgió a los integrantes de su gabinete a coordinar las entregas porque ahora, remarcó, lo fundamental es que la gente reciba la atención básica de alimentación y salud y se complete el censo de viviendas dañadas para iniciar cuanto antes la reconstrucción.