Chihuahua | 13 de Junio de 2018

Javier Valdez partió su último pastel de cumpleaños el 14 de abril de 2017. Un mes después fue asesinado en Culiacán cuando salía del semanario Ríodoce, del cual fue cofundador. Foto La Jornada

Por

Por 

Dennis A. García / La Jornada

Ciudad de México, 13 de junio. - En la segunda etapa de investigación sobre el homicidio del periodista Javier Valdez, corresponsal de La Jornada, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) se enfoca en la responsabilidad de los autores intelectuales.

Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, titular de la Feadle, comentó que en la parte intelectual "queremos conocer la cadena que existió dentro de la organización (Los Dámaso) para dar la orden de asesinar a Javier Valdez”.

Durante una reunión con reporteros, el servidor público de la Procuraduría General de la República (PGR) dijo que hasta el momento solo se tienen pruebas de tres autores materiales, dos de ellos vinculados a proceso y uno fallecido; descartó que hayan participado policías municipales de Culiacán, Sinaloa, pero "si llegara a existir evidencia la fiscalía actuará en consecuencia".

Los dos vinculados a proceso, hasta el momento por el asesinato del corresponsal de La Jornada y fundador del semanario Ríodoce son Heriberto Picos, El Koala, y Juan Francisco "N", El Quillo; un tercer implicado de nombre Luis Ildefonso "N", El Diablo,fue reportado como muerto.

Sánchez Pérez del Pozo recordó que de acuerdo con la teoría del caso que ha planteado la fiscalía, el ataque del 15 de mayo de 2017 contra el periodista fue por su trabajo periodístico.

"Viene la segunda etapa en la investigación, enfocada en determinar quién dio la orden, ver hasta dónde llega la responsabilidad y, en su caso, hacer las acusaciones correspondientes. Tenemos que enfocar nuestro trabajo de investigación en una persona con nombre y apellido, a quien podamos imputarle el delito; es la parte en la que nos encontramos", reiteró.

Dijo que en la investigación -de más de un año- se han destinado recursos tecnológicos por parte de la Policía de Investigación y de la Agencia de Investigación Criminal "que nos han permitido llevar a desahogar gran cantidad de pruebas".

Aseguró que la fiscalía ha tenido retos muy importantes por el homicidio de Javier Valdez y "se ha tenido que sortear con testigos que no eran verídicos y que trataban de llevar la investigación hacia otro lado".