mundo | 13 de Junio de 2018

Luego de que les hicieron una revisión corporal y de sus pertenencias, les colocaron esposas y los trasladaron a un centro de detención. Foto captura de pantalla

Por

Por 

La Jornada Baja California

Tijuana, 13 de junio.- Dos jóvenes de nacionalidad brasileña -uno tiene entre 15 y 20 años y otro de 30 a 35-brincaron la valla limítrofe entre México y Estados Unidos y se entregaron a un agente de la Patrulla Fronteriza -que se hallaba a unos 150 metros- que vigilaba la zona donde se construyeron los prototipos del muro ordenados por el presidente estadunidense Donald Trump, a la altura de la colonia Las Torres, en Mesa de Otay.

Alrededor de las 3:40 de la tarde, los migrantes llegaron en un taxi del aeropuerto Internacional de Tijuana color verde y blanco, y mientras el chofer les tomaba fotos  -sonriendo al saberse observado por reporteros que captaron el incidente-, con sendas mochilas a la espalda saltaron el cerco por lo menos alto y se dirigieron al agente.

Desde el lado mexicano se observó cómo el oficial de la Patrulla Fronteriza los hizo recargarse en uno de los prototipos y les realizó una revisión corporal y de sus pertenencias, y luego de colocarles esposas les hizo entrar en la unidad oficial tipo pick up hasta que llegó una camioneta tipo panel donde, sin que se resistieran, los trasladaron a un centro de detención.

No se dio a conocer el motivo de su acto, pero sí se confirmó su nacionalidad brasileña. Los hechos se registraron mientras topógrafos tomaban medidas del lado estadunidense, para el reemplazo de la valla fronteriza.

De 2015 a la fecha se ha registrado un incremento de personas que cruzan la frontera para solicitar asilo humanitario en Estados Unidos. El mayor volumen de migrantes, en gran parte procedentes de Haití, llegó hace tres años, pero muchos se quedaron a residir en Baja California luego de saber que muchos de sus compatriotas fueron deportados a su lugar de origen.

Otra ola numerosa de migrantes en busca de obtener refugio en el país vecino llegó con la caravana de centroamericanos y una más de mexicanos que argumentan inseguridad. (con información de Antonio Maya)