espectáculos | 13 de Mayo de 2017

Sabina, durante la conferencia de medios. Foto Guillermo Sologuren / La Jornada

Por

Por 

Mariana Domínguez Batis, La Jornada

Ciudad de México, 13 de mayo.- México debería dar infinitamente más la cara contra Trump, lanzó con su acostumbrado tono de crítica y desparpajo Joaquín Sabina, quien calificó de incomprensible que los mexicanos aguantaran que el presidente Enrique Peña Nieto, "ese señor tan bien peinado", invitara a Los Pinos al magnate cuando era candidato presidencial, lo cual fue casi peor que cuando me invitó a mí. Que se metan el muro por el culo, dijo en conferencia de prensa.

El cantautor español calificó a México del mejor lugar para iniciar este domingo la gira, cuando promoverá su álbum 18, Lo niego todo, con el que volvió a los estudios de grabación tras ocho años de ausencia.

Con 40 años de carrera bien vividos y bien bebidos, el compositor, con su nuevo material, se burla de sí mismo y de sus miedos. Además, aspira a corregir la caricatura tan excesiva que se ha hecho sobre él, de profeta del vicio que va por las calles fumando mariguana y mirándole el culo a las chicas.

Una bellísima edad
A punto de llegar al bellísimo número de 69 años de edad, el también poeta confiesa ser cursi y sentimental, temer al envejecimiento y a la decrepitud, pero no a la muerte… y mucho menos a la vida. Se define como un compositor que escribe mejores letras de canciones que poesía y al que le duele que Juan Gelman, Gabo y Chavela Vargas hayan dejado de escribirnos.

La mejor poesía contemporánea la están haciendo algunos cantantes, como Bob Dylan, y muestra es su Premio Nobel de Literatura, opinó. Sin embargo, no perdió oportunidad para asegurar que el músico estadunidense ha sido bastante maleducado con los suecos. Lo he admirado mucho, pero no tengo ganas de tomarme una copa con él. No me parece una buena persona, remató, quien rechaza ser el Dylan español.

Sabina, el que todo lo niega, incluso la verdad, admitió que lo mejor que le ha pasado es llegar al punto en que sus canciones se vuelven anónimas, cuando las baila don nadie con cualquiera, como es el caso de su ya mítica Y nos dieron la 10, que suena y resuena a diario en el Tenampa de Garibaldi, donde fue concebida.

En contraparte, el que no sabe pedir perdón se dijo un poco asustado por la crisis que vive el mundo, que provoca que 30 por ciento de la población joven se encuentre “fuera del sistema y elija a los Trumps, vote por el Brexit y por programas populistas, debido a la desinformación que padece”.

Él, que no es "héroe en las barricadas, ni ocupa, ni esquirol", se prepara para demostrar en el escenario que, tras un lapso de enfermedad, vivió para cantarlo. Su intenso periplo lo llevará por Ciudad de México (Auditorio Nacional, 14, 16, 23 y 28 de mayo), Guadalajara, Monterrey y Puebla, y más tarde por Reino Unido, España, Francia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina, donde mostrará a sus seguidores el fruto de su colaboración con Leiva y Benjamín Alberti.

Sondeo

¿La polémica generada por la salida de Margarita Zavala del PAN influirá en el resultado de las elecciones de 2018?